Redacción Canal Abierto | Finalmente, luego de una serie de medidas por parte de los 730 trabajadores despedidos que incluyeron la ocupación de forma pacífica y el posterior abandono, además de numerosas movilizaciones, se conoció que el Ingenio San Isidro fue vendido por el Grupo Gloria, la multinacional de origen peruano que la cerró y comprado por empresarios argentinos radicados en Tucumán.

“Ahora, sólo falta que los nuevos propietarios de la empresa anuncien cuándo comienzan las actividades del principal polo productivo del departamento General Guemes y cuándo se inicia la zafra 2018”, explicó Mariano Cuenca, Secretario General del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro (SOEASI).

Tras la venta del ingenio, el siguiente paso será la reunión con el sindicato que representa a los trabajadores salteños para consensuar los aspectos operativos del reinicio del trabajo.

“Esto es lo que queríamos: trabajar y  es lo que necesitaba Salta. Lo logramos los trabajadores con la combinación de paciencia y de firmeza, con el apoyo de quienes confiaron en nosotros y también en sus propias fuerzas convertidas en solidaridad activa que se manifestó en las calles, en las rutas, y en el conjunto de medidas con las que defendimos nuestro trabajo, a nuestras familias y por extensión a todos los salteños”, afirmó Cuenca.

Cierre del Ingenio San Isidro: “Sería devastador”

Desde fines de 2017 el sector venía sufriendo una crisis producto del intento patronal – con la connivencia gubernamental- de reducción de los costos de producción y aumento de los márgenes de rentabilidad. Con ese objetivo, las cámaras empresarias se pusieron de acuerdo para despedir a cerca de 1300 trabajadores en distintos ingenios de la región, algo que desde los gremios también interpretaron como un intento de “marcar la cancha” en las paritarias.

Foto: El Tribuno

Lanzamiento

Nuestros temas