Redacción Canal Abierto | El 1 de agosto el Registro de Medios Vecinales -creado por la ley 2587 en 2003- que depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, apercibió a 39 producciones radiales, en su mayoría pertenecientes a radios comunitarias como Radio Gráfica, FM La Tribu, Frecuencia Zero, La Retaguardia, La Boca y Onda Latina.

Según manifestaron desde el gobierno porteño, las radios fueron apercibidas porque no cumplieron con el contenido que estipula la ley para formar parte del registro de medios vecinales. El contenido, debe ser en un 50% de producción propia dentro de cada programa de radio y dentro de ese porcentaje, otro 50% debe ser material vinculado con la ciudad de Buenos Aires.

“Las 39 producciones radiales cumplimos con creces. Lo que estamos viendo detrás de esto es una persecución ideológica. No casualmente la mayoría de las producciones radiales apercibidas, somos radios comunitarias, críticas al modelo neoliberal”, explica en diálogo con Canal Abierto, Maximiliano Diomedi trabajador de FM La Tribu.

La Ley estipula tres sanciones previas a la suspensión. Lo que deben hacer quienes reciben estos “llamados de atención” es reacomodarse  a los contenidos para que no se produzca la suspensión y la expulsión del registro. El problema radica en que el gobierno de la ciudad, realizó los apercibimientos quince días antes de que se cierren las inscripciones para ingresar al registro de medios del año que viene.

“Ya es delicada la situación actual en cuanto al sostenimiento económico de los medios comunitarios como los nuestros. Si nos sacan ocho programas por radio, se vuelve mucho más difícil. Es un ‘acogotamiento’ y es un golpe tremendo. No se puede leer por fuera de lo que le está sucediendo al gremio de prensa en general. Télam es un caso testigo, incluso ocurre con C5N. Lo que tiene el registro de medios es que regula la pauta publicitaria para los medios vecinales como no lo regula ningún registro en ninguna provincia, siempre dijimos que es ejemplar”, señala Diomedi.

Por lo pronto, las radios están impugnando los apercibimientos porque entienden que cumplen con los contenidos estipulados. En este sentido, denuncian que en las evaluaciones que se están haciendo, en los expedientes de las auditorías, no se encuentran especificados los días y horarios en que escuchan los programas y cuál es el porcentaje de contenido cierto que, supuestamente, no cumple con los requisitos.

“Lo que leemos acá es que hay un modo de disciplinamiento. Lo que están queriendo es que dejemos de emitir los contenidos y nos atengamos a lo que ellos consideran”, sentencia el trabajador.

El miércoles 15 a las 11 habrá una conferencia de prensa frente a la sede del Gobierno porteño, en Parque Patricios, organizada por Radio Gráfica, FM La Tribu, Frecuencia Zero y La Retaguardia y acompañada por centros culturales, organizaciones de derechos humanos y referentes de la cultura, entre otros actores, que han acompañan la gestión de medios comunitarios y vecinales.

Foto: FM LaTribu

en octubre

Nuestros temas