Redacción Canal Abierto | Hasta el 15 de agosto, Luis Federido Arias Arias fue juez en lo Contencioso Administrativo del Juzgado 1 de La Plata. Ese día, un jury de enjuiciamiento lo destituyó luego de aceptar 21 de las 22 imputaciones que se le hacían al magistrado reconocido por, entre otras cosas, haber frenado los aumentos en las tarifas de servicios públicos y haber intentado detener los decretos de necesidad y urgencia con que el Ejecutivo destruyó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

“Es una terrible señal hacia el interior del Poder Judicial porque ahora los jueces se van a cuidar muchísimo en lo que decidan. No van a tener esa garantía de independencia porque van a pensar que en cualquier momento se puede venir algún tipo de represalia, de rataliación política -explica en diálogo con Canal Abierto-. El Poder Judicial está bajo presión. La presión del juicio político al díscolo, o la presión de los carpetazos”.

El magistrado no sólo cosechó enemigos en el macrismo. También fue una piedra en el zapato para el gobierno de Daniel Scioli. Entre otras cosas, revocó la decisión del gobernador de pagar el aguinaldo de los estatales en cuotas en 2012 e investigó la cantidad real de muertes producidas en la inundación de la ciudad de La Plata que el Ejecutivo bonaerense había cerrado en 52, y luego de su investigación la Justicia convalidó que los decesos fueron 89.

“Hay jueces bajo protección y hay otros a los que nos juzgan o intentan juzgamientos en algunos casos, con éxito”, sostiene hoy.

El Poder Judicial, las presiones, las consecuencias para los derechos de la ciudadanía y un sistema aleccionador que pretende poner en caja a quien ose fallar en disidencia. Todo, en esa entrevista.

 

Entrevista completa:

Lanzamiento

Nuestros temas