Redacción Canal Abierto | “No coincido en tu diagnóstico. El ministro de Producción no presenta un escenario de despidos masivos”, afirmó Mauricio Macri. La frase fue la respuesta a la pregunta de Néstor Pérez, periodista de Canal 8 de Córdoba, durante la conferencia de prensa que el primer mandatario brindó en Río Cuarto ayer.

Pérez lo había inquirido sobre su proyecto para dar respuesta a los 12 millones de pobres, luego de sostener que “el pueblo argentino está sufriendo mucho”, que “los indicadores no son buenos”, que “se desploman las pymes, la industria está paralizada, y hay despidos masivos”. “Acindar acaba de perder 160 trabajadores en los últimos días”, ejemplificó, incluso, el periodista. Pero fiel a su estilo, el Presidente negó lo que hace pocos días Idesa, una consultora afín a la alianza gobernante, confirmó: si la recesión se prolonga, la destrucción de empleos se va a acelerar por “la volatilidad cambiaria, las muy elevadas tasas de interés y la aceleración inflacionaria” que están ahorcando a las pymes.

El ejemplo de Pérez, no fue el único de esta semana. Todos los días, nuevos despidos masivos y suspensiones pasaron a engrosar las estadísticas de desempleo que el último dato oficial ubicó en 9,6%. A saber:

Lunes:

  • Por la apertura de importaciones, cerró Metalúrgica Tandil. 160 personas quedaron en la calle. Renault Argentina también canceló contratos con 50 talleres que trabajan con la producción de autopartes.
  • Emepa, metalúrgica de Chascomús, echó a cuatro trabajadores. A lo largo del año, ya había despedido a otros 87.

Martes:

  • La textil correntina Tipoiti suspendió a 800 personas luego de llamar a concurso preventivo de crisis.
  • En Firmat, Santa Fe, la fábrica de cosechadoras Vassalli entró en concurso de acreedores. Según informó el servicio informativo Infosiberia, esperan nuevos inversores para evitar el despido de 350 personas.
  • En la empresa Telecomunicaciones Fueguinas que fabrica celulares solamente cinco personas mantendrían sus puestos de trabajo. La firma despidió al resto por la crisis. Hasta junio eran unos 45 trabajadores.
  • La empresa de transportes Saeta despidió a seis trabajadores luego de diez noches de paro.

Miércoles:

  • La metalúrgica Canale, de Lavallol, provincia de Buenos Aires, echó a 86 trabajadores sin indemnización y con una deuda en los salarios de tres meses. La mayoría, con muchos años de trabajo en la empresa.

Jueves:

  • En la fábrica de calzados Paquetá de Chivilcoy, Buenos Aires, corre peligro la continuidad laboral de las 647 personas que trabajan allí, ya que Adidas, su principal cliente, suspendió los pedidos.

Viernes:

  • La cadena de heladerías Persicco y la fábrica de cereales Tres Arroyos pidieron concurso preventivo de crisis. Sobre esta última, tras la reunión con el ministro de Trabajo provincial, Marcelo Villegas, el Sindicato de Trabajadores de la Alimentación acusó al gobierno de Vidal de no buscar una salida política. Son más de 150 personas que temen quedarse sin empleo.

 

Además, el informe de la Cámara Argentina del Libro indica que ya cerraron 35 librerías en todo el país y 30 debieron cerrar sucursales o reducir sus espacios.

En tanto Coninagro, realizó un estudio que indica que en la Argentina de Macri cierra un tambo por día.

en octubre

Nuestros temas