Redacción Canal Abierto | Casi duplicando la previsión del Gobierno para ese año –que imaginaba un déficit comercial de US$ 4.500 millones-, 2017 cerró con un saldo negativo entre exportaciones e importaciones de US$ 8.471 millones de dólares. Histórico. El más alto desde 1994, año de apogeo neoliberal. A ese monto habrá que sumarle el rojo acumulado durante el primer semestre de 2018, que según el Indec acaba de cerrar en US$ 2.616 millones, para dibujar el panorama desolador para la producción nacional.

Lejos de revertir la tendencia, junio se convirtió en el décimo octavo mes consecutivo en cerrar con saldo negativo. Las exportaciones alcanzaron US$ 5.076 millones; y las importaciones, US$ 5.458 millones, lo que arrojó un déficit de la balanza comercial de US$ 382 millones.

Si bien el rojo se redujo respecto a mayo, cuando se desplomó con una pérdida de US$ 1.313 millones, esta contracción se debió a un mercado interno pinchado. En otras palabras: la caída del consumo significó que se importara menos; pese a ello, las exportaciones fueron todavía menores a las importaciones.

En números, las exportaciones cayeron 1,4% respecto al mismo mes del año anterior (-US$ 74 millones), empujadas hacia abajo por la caída en la venta de productos primarios (-25,7%).

Las importaciones también cayeron: un 7,5% respecto al mismo mes del año anterior (-US$ 442 millones). Allí, lo que más se contrajo fueron los bienes de capital cayeron 16,9%, seguidos por los automotores (-15%), las de piezas y accesorios para bienes de capital (-10,3%) y los bienes de consumo (- 8,8%)

“En junio, nuestros principales socios comerciales (tomando en cuenta la suma de exportaciones e importaciones) fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden –detalla el informe oficial-. Las exportaciones a Brasil alcanzaron 979 millones de dólares y las importaciones desde ese país, 1.372 millones de dólares. El saldo comercial fue deficitario en 393 millones de dólares. Las exportaciones a China sumaron 404 millones de dólares y las importaciones, 877 millones de dólares. El déficit comercial en este caso fue 472 millones de dólares. Las exportaciones a Estados Unidos sumaron 280 millones de dólares y las importaciones desde ese país alcanzaron 617 millones de dólares. El déficit con Estados Unidos en junio fue de 337 millones de dólares. Estos tres países en conjunto absorbieron 32,8% de las exportaciones de Argentina y abastecieron 52,5% de las importaciones”.

Con la política de apertura de importaciones y desregulación de los mercados, desde la asunción de Cambiemos el superávit comercial tendió a la contracción. La acumulación de la tendencia negativa que comenzó en 2016 promete alcanzar en 2018 su peor año en décadas. 

Recibí más periodismo de este lado

promoción

Nuestros temas