Redacción Canal Abierto | El próximo 8 de agosto se votará en el Senado la Ley de Interrupción Voluntaria del embarazo. Las presiones desde grupos autodenominados pro vida, vinculados a la Iglesia y algunos sectores de Cambiemos, vienen presionando violentamente desde que obtuvo media sanción en  Diputados el proyecto.

En las últimas horas circularon versiones alegando que quienes impulsan la legalización del aborto “aceptan cambios para evitar una derrota”.

Sin embargo, desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito  rápidamente salieron a desmentir las versiones periodísticas.

“Rechazamos cualquier modificación que podría significar retroceder en relación a los derechos garantizados en el articulado de la media sanción. Esperamos una resolución urgente a este debate porque es nuestra vida, el acceso a la salud y el reconocimiento”, señalan a través de un comunicado.

Asimismo, reafirman que despenalizar y legalizar el aborto es una cuestión de salud pública, justicia social  y “derechos fundamentales urgentes”.

En última instancia, todo indica que la concreción de esta conquista histórica de la democracia tendrá un solo garante, la movilización popular.

Foto: Luciano Dicco

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas