Redacción Canal Abierto* |La reunión del G20 se realiza en momentos en los que está teniendo lugar una grave crisis de hegemonía de los países dominantes, con un resurgimiento de los neofascismos y con un repliegue de Estados Unidos sobre América Latina, ya que está perdiendo la hegemonía ante Rusia y China”. El análisis de Alcira Argumedo dibuja un marco donde emplazar el momento actual, la discusión sobre un Presupuesto 2019 hecho a la medida de los pedidos del FMI, y la reunión del bloque de países que tendrá lugar a fin de año en Buenos Aires.

Durante la charla “Contra el ajuste, el presupuesto del FMI y el G20” -que tuvo lugar ayer por la tarde en la sede de la CTA Autónoma (CTA-A) y fue organizada por la Secretaría de Formación de la Central, encabezada por Cynthia Pok-, la socióloga y ex diputada nacional trazó una línea histórica desde la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad. Con ella, abordó las modificaciones del capitalismo y trató de explicar las razones de que la Argentina haya pasado de ser un Estado de Bienestar a votar a un empresario neoliberal como Mauricio Macri.

“En los 70, las políticas de nacionalización de los recursos naturales de Asia hicieron que se conformara la Organización de Estados Productores de Petróleo (OPEP) –recordó Argumedo-. Con la conformación de la OPEP, suben los precios del petróleo en todo el mundo y en 1979 se incrementan los precios un mil por ciento: esto da fin al desarrollo de los países con energía barata y, a su vez, origina el nacimiento de la revolución tecnológica y comienza una estrategia de restauración conservadora que se manifiesta con las dictaduras militares en América Latina y los gobiernos de Tatcher y Reagan”.

Es en ese contexto que Argentina debía, según las recetas de los países centrales y los organismos multilaterales, desindustrializarse y volver a ser productora de materias primas. “Para eso, además, había que quebrar la capacidad de resistencia de los trabajadores», remató la investigadora.

Argumedo compartió panel con el economista del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IpyPP), Tomás Raffo, quien explicó: “Ellos presentan un presupuesto donde ya nos dicen que la actividad económica va a caer este año y va a caer aún más el próximo año, dicen que va a haber ajuste de la economía y reconocen una tasa de inflación del 42% para el 2018. Nos están presentando una economía que se achica, y lo presentan sin ningún problema”.

Raffo también señaló que si bien, producto de la lucha popular, la reforma laboral no pudo aprobarse, “la tienen archivada y es lo primero que va a venir si ganan en 2019”.

El economista agregó que con la última corrida cambiaria, del dólar de 30 a 40 pesos, crecieron las exportaciones de 640 mil millones de pesos a exactamente el doble. “El problema argentino no tiene que ver con el Estado ni con el costo salarial, es que los ricos nos salen muy caros –consideró-. Es el gobierno que más nos ha endeudado: 30 mil millones de dólares por año. Mientras que durante los gobiernos menemistas la deuda era de 8 mil millones de dólares, promedio anual”.

Para concluir, Raffo señaló que Macri viene a culminar un proceso de endeudamiento: “no es cualquier argentino puesto en el sillón de Rivadavia, es parte de la burguesía de la patria contratista de los 70 y de los 80. Hoy la deuda supera el PBI. Macri es un integrante y también es un representante de un grupo de poder, entre el que también hay disputas”.

Por su parte, Ricardo Peidro, secretario general de la CTA-A, recordó que la central obrera presentó “un documento crítico al proyecto de Presupuesto”. “Nuestras organizaciones sociales, gremiales, territoriales con las que construimos organización estamos creando resistencia pero también proyectos e ideas contra el ajuste”, destacó y agregó que la CTA-A está preparando una vigilia para este 23 a la noche, con el objetivo de movilizar masivamente el 24 contra el presupuesto de ajuste del Gobierno y del FMI.

 

*Fuente: nota de Inés Hayes para Agencia ACTA-CTA.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas