Redacción Canal Abierto | “Llegaron efectivos de la policía de La Matanza. Primero intentaron el escarmiento de los que estaban ahí. Al ver que no los podían sacar ni extorsionar, empezaron a reprimir. Al principio fue con balas de goma. Después llegaron más policías –eran más de 30- y empezaron a disparar con balas de plomo”.

Así relató Ignacio Matos, miembro de la Organización Libres del Pueblo (OLP), el episodio vivido esta madrugada donde Rodolfo “Ronald” Orellana fue asesinado. Sucedió durante la toma de tierras que vecinos e integrantes de la OLP realizaron en los terrenos lindantes a Puente 12, entre Olimpo y Camino de Cintura.

“A Roland le pegaron dos tiros. Uno en la boca y uno por la espalda, y lo terminaron matando. También hay varios compañeros detenidos en la comisaría 3ª de Ciudad Evita y otros heridos”, comentó Mateos.

Los detenidos son Mirian Calizaya, Hugo Vedia, Wilson Delgado, Alanes Coria. Según informó Pablo Puebla, secretario general de CTA Autónoma San Martín y miembro de la OLP, muchos de los heridos “no fueron al hospital porque son de la comunidad boliviana y tomaron la decisión de no estar ahí. Algunos tienen impactos de balas de plomo y otros de goma”.

Sobre esto, Matos agregó que esta decisión fue debido a la estigmatización que los medios masivos y el Gobierno hacen de esta comunidad. “Van a salir a decir que eran inmigrantes y estaban robando. Es lo que pasa siempre, la estigmatización. Y nosotros también luchamos contra eso”.

El episodio represivo no es el primero que vive la zona de La Matanza. Hace dos años, otro miembro de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular fue asesinado por policías en el contexto de reclamo por viviendas dignas y trabajo.

“Hay en la Argentina y el mundo una concentración de la tierra y un pueblo que la necesita. Los compañeros fueron a ocupar tierras que son fiscales, no privadas. Incluso si fueran privadas, la policía no tiene por qué andar matando a nuestra gente ante estas necesidades. Pero el gobierno tiene una política de balas, represión y muerte ante estos reclamos”, sentenció Puebla.

Por su parte, Matos expresó: “Vemos que esto forma parte de una política que tiene que ver con acallar a todas las organizaciones del campo popular que salen a reclamar por tierra, techo y trabajo, y que no agachan la cabeza. Y la policía en ese sentido defiende los intereses del Gobierno, de los grandes monopolios. La doctrina represiva de Bullrich y Macri apunta a eso, a palos y balas a los compañeros y compañeras que salimos a reclamar y pasan estas cosas. Hoy nos tocó a nosotros”.

Desde la CTEP apelan a la solidaridad de las demás organizaciones de derechos humanos, sociales y políticas para exigir la liberación de los detenidos, de los cuales no tienen conocimiento de su condición.

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas