Por Federico Chechele | Neuquén ratificó los 57 años de hegemonía del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y reeligió a Omar Gutiérrez al frente de la provincia. En una elección que tuvo a todo el arco político agazapado, quizás por ser la primera que eligió cargos ejecutivos (en febrero se realizaron las PASO en La Pampa), tuvo más derrotados que ganadores.

El golpe más duro lo recibió el Gobierno Nacional ya que Horacio «Pechi» Quiroga, el candidato de Cambiemos quedó a 25 puntos del MPN. Por más que la Rosada intentó despegarse de la derrota y adjudicársela al kirchnerismo, los números son más que elocuentes. Y si bien es cierto que el candidato de Unidad Ciudadana, Ramón Rioseco, finalizó a 15 puntos del ganador, las encuestas hicieron su juego.

Desde esta columna dejamos asentado que todas las encuestas tienen dueño. La aclaración surge del derrotero que se armó ante la premisa “las grandes derrotadas fueron las encuestas”, ya que días antes de las elecciones estipulaban una paridad entre los dos primeros candidatos. Habrá que analizar si al frente que presidió Rioseco – que contó con el respaldo público de la ex presidenta Cristina Kirchner – le subieron el precio para que la caída sea más estrepitosa.

¿Plan V?

Un sondeo de la consultora del Grupo de Opinión Pública de enero del 2019 dejó en evidencia el debilitamiento de la imagen del presidente Mauricio Macri en el electorado. Según GOP, el 60% votará a un candidato de la oposición por encima del oficialismo, mientras que el 27% votaría a alguien del oficialismo y el 12% no sabe y no contesta. Otro dato: El 70% de la gente cree que la economía no va a mejorar.

Ante este escenario y el estruendo que provocó la frase “No gana el más querido, pierde el más rechazado”, en Cambiemos empezó a sonar cada vez más fuerte la idea de que María Eugenia Vidal termine siendo la candidata presidencial por el oficialismo lo cual enviaría a Macri a hacerse cargo de las empresas de su fallecido padre.

Las idas y vueltas de las últimas semanas, que llegaron a mencionar a Carolina Stanley como la sucesora de Vidal en territorio bonaerense, fue aplacada por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien utilizó los medios amigos para aclarar que el candidato de la Rosada sigue siendo el actual presidente.

En ese marco, esta semana Macri desembarcó en La Plata y participó de la reunión del Gabinete provincial, estampó un título y se fue: “Cuiden a Vidal”, dijo dejando en claro que irá por la reelección. No hay nada cerrado.

«El 60% votará a un candidato de la oposición por encima del oficialismo, mientras que el 27% votaría a alguien del oficialismo y el 70% de la gente cree que la economía no va a mejorar».

El aterrizaje de Lavagna y Tinelli

La reunión entre el ex ministro de Economía Roberto Lavagna y Marcelo Tinelli hizo ruido. Más allá de las frases de ocasión que dejaron trascender a Lavagna se lo ve cada vez más decidido para disputar el Sillón de Rivadavia.

En una semana agitada, Lavagna recibió el apoyo explícito de la UIA y de los mercados con la venia de Wall Street. Además, en la sede de Gastronómicos, recibió el sustento de los gremialistas Carlos Acuña, Roberto Fernández, Armando Cavalieri y el anfitrión Luis Barrionuevo.

Mientras que a Tinelli lo ubicaron como posible competidor de Vidal en la Provincia de Buenos Aires él mismo hizo trascender que no busca insertarse de manera activa.

El conductor de Show Match, que fue agasajado por la política con aquel 38 a 38 con 75 electores en las elecciones de la AFA de 2015, intentará posicionarse en su rol de outsider, esquema que al día de hoy nunca funcionó en la Argentina.

Sin roce en la política, hasta en el propio círculo íntimo de Matías Lammens –ex ladero y actual presidente de San Lorenzo-  en la revista Crisis de diciembre pasado lo definieron así: a Marcelo no le gusta el conflicto, está acostumbrado al aplauso…

La reunión entre Lavagna y Tinelli hizo ruido. Al ex ministro de Economía se lo ve cada vez más decidido para disputar el Sillón de Rivadavia y recibió el apoyo de la UIA, de los mercados y de los gremialistas Carlos Acuña, Roberto Fernández, Armando Cavalieri y Luis Barrionuevo.

Una Primaria donde entren todos

Fue precisamente Lammens, con intenciones de disputarle la Ciudad a Horacio Rodríguez Larreta, uno de los invitados por Claudio Lozano en la serie de reuniones que llevó adelante el ex diputado nacional y presidente de Unidad Popular.

Lozano además se juntó con Agustín Rossi de Unidad Ciudadana, el neurocirujano Facundo Manes, con el ex canciller Jorge Taiana, el dirigente de Ctep Juan Grabois y Víctor Santa María, titular del PJ porteño.

El objetivo de Lozano junto a Víctor De Gennaro es proponer una «gran PASO» donde compitan todos los que piensan distinto al gobierno de Cambiemos.

Fracturas

A pesar que gobierna el Partido Justicialista, con el 74% de los votos, la provincia de Córdoba fue el bastión que llevó a Macri a ganar las elecciones presidenciales de 2015. Justamente por eso, desde aquellas elecciones hasta hoy fueron varios los dirigentes de Cambiemos que se anotaron para ganar el distrito vedette de la Rosada. Pero no todo es lo que parece: Esta semana se fracturó el radicalismo por lo que Mario Negri y Ramón Mestre irán por separado para disputarle la provincia a Juan Schiaretti.

Desde Balcarce 50 le enviaron a Mestre varias encuestas que lo ubican con pocas posibilidades de ganar. Ante la negativa del intendente de la capital, la cúpula de Cambiemos conformará una nueva alianza, que incluirá a todos los actores menos a Mestre. En este esquema, varios dirigentes de Cambiemos advirtieron que “esto puede dejar secuelas nacionales y heridas que tenemos que evitar».

Con menos ruido, en Mendoza –una de las provincias que adelantará las elecciones por temor al arrastre negativo que provocará si Macri va por la reelección– también se recalienta la disputa de Cambiemos.

Por un lado, el radical Rodolfo Suárez, candidato del gobernador Alfredo Cornejo y por el otro, el líder de Pro en la zona, Omar De Marchi. Ambos intendentes, de la capital y Luján de Cuyo, respectivamente, se preparan para verse en las urnas el 9 de junio en las primarias.

Apenas un asterisco

Un párrafo aparte se lo lleva Daniel Scioli que, en soledad, el jueves se lanzó como precandidato presidencial. Quien fuera el elegido para derrotar a Macri en el 2015 no tuvo un solo bombo que le entone la marcha peronista.

El derrumbe de la economía

Mientras todas estas fichas ruedan arriba de la mesa, el conflicto social continúa. Fueron varias las movilizaciones que se produjeron en diferentes puntos del país contra la política económica del Gobierno. Y tiene lógica. Sólo en esta semana se divulgaron los siguientes datos:

El Indec anunció que la inflación de febrero llegó al 3,8% y junto a la de enero suma el 6,8%. Anualizada alcanza el 50,3%, superando los 48% del 2018, el más alto de los últimos 27 años y acumula el 182% en los tres años de gestión de Mauricio Macri.

Además el Indec también informó que la mitad de la industria argentina está paralizada. En el sector automotriz la caída llega al 15,7% y el textil, con una utilización de apenas el 31,4 %.

Por último, se informó que el salario mínimo medido en dólares registra durante el gobierno de Cambiemos una caída del 49%: de 2015 a la fecha bajó de 580 dólares a 297 dólares.

El Indec anunció que la inflación de febrero llegó al 3,8% y anualizada alcanza el 50,3%. Además informó que la mitad de la industria argentina está paralizada. Y el salario mínimo medido en dólares bajó, desde 2015, de 580 dólares a 297.

promoción

Nuestros temas