Redacción Canal Abierto | El juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Andrés Gallardo ordenó al gobierno porteño que suspenda las app de delivery como Rappi, Glovo y Pedidos Ya.

Además de apuntar a la responsabilidad de las empresas y no de los repartidores, el fallo es demoledor respecto al incumplimiento de requisitos mínimos de seguridad para los trabajadores.

Un reciente relevamiento muestra que cerca del 80% circula con la caja de delivery cargada en la espalda, cuando debería estar sujeta a la moto o bicicleta, y que el 70% no cuenta con ningún tipo de seguro y más de la mitad no usa casco.

En redes sociales, la Asociación de Personal de Plataformas se refirió a la medida judicial: Las empresas no proveen lo que deben. La justicia toma nota del incumplimiento y le dice al GCBA que prohíba a las apps. Las apps les dicen a lxs trabajadorxs que cumplan con la ley. Lxs trabajadorxs tenemos que salir a costear lo exigido. Las empresas salen ilesas”.

Informe “APPs: Los explotados por celular”

El progreso nos genera una ilusión de practicidad. Lo hacemos todo nosotros mismos: más sencillo, más rápido y, sobre todo, más barato. Pero no siempre es cierto que los servicios ofrezcan mayor calidad cuando están mediados por máquinas, ni que ser atendidos por trabajadores y trabajadoras precarizados y mal pagos impacte en el precio. Sin embargo, hay algo que siempre es cierto: cada vez que el mercado es completamente libre, la clase trabajadora será la que pierda.

Un informe sobre las llamadas APPs que llegaron al país e inauguraron un rubro: la explotación laboral digital.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas