Redacción Canal Abierto  | “En el marco del paro nacional, estábamos realizando ollas populares en Avellaneda y en La Boca cuando nos llegó información de que sectores de la derecha venezolana en Argentina estaban convocando a ir a tomar la Embajada”, contó Luciano Álvarez, integrante de la organización social y política «Los Pibes” -de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), uno de los cinco detenidos durante la represión policial del martes frente a la Embajada de Venezuela en Buenos Aires.

El militante relató a Canal Abierto cómo fue el violento operativo que terminó con su detención y la de los militantes Martín Velázquez, Alejandro Fernández, Amancio Villalba y Rodolfo Martín D’Agnese. Este último, del Partido Comunista, fue además protagonista de la violenta postal que dejó esta semana la Policía de la Ciudad, cuando las cámaras de televisión mostraron a un efectivo disparándole a un metro de la cabeza. El joven permanece internado con custodia policial luego de que un casquillo de un proyectil le quedara alojado en el oído.

Al respecto, cabe destacar que hasta el momento no hay certezas sobre el tipo de munición utilizada por las fuerzas policiales. “Fue un intento de fusilamiento a una persona indefensa, en el piso”, aseguró el militante de “Los Pibes”.

“En un principio, durante la manifestación hubo diálogo con los comisarios a cargo del operativo para que la situación no se desmadrara. Conociendo cómo vienen actuando las fuerzas policiales en el macrismo, no generamos ningún conflicto e incluso hicimos todo lo posible para evitarlo. Pero en un momento, la policía dejó pasar la línea de infantería a algunos de estos chicos que marchaban a favor de Juan Guaidó”, explicó Álvarez, quien agregó: “nos empezaron a increpar, y se generó una situación de tensión que duró unos pocos segundos. Cuando todo ya se había calmado, recién ahí la Policía de la Ciudad lanza la brutal represión que vieron todos en la televisión”.

“Fue un intento de fusilamiento a una persona indefensa, en el piso”

En paralelo al fallido golpe de Estado que encabezó en Caracas el autoproclamado presidente encargado, Juan Guaidó, grupos de manifestantes anti chavistas movilizaron en distintas sedes diplomáticas del continente.  

Al igual que otros gobiernos de la región, el de Argentina viene mostrando un fuerte alineamiento con la administración de Donald Trump y un enconado rechazo a la gestión de Nicolás Maduro.

El ataque macrista no sólo ha llegado al punto tal que desconoce al mandatario venezolano -el apoyo a Guaidó continuó incluso mientras éste convocaba al levantamiento militar-, sino también de legitimar autoridades diplomáticas paralelas. En un hecho inédito, en enero de este año Mauricio Macri recibió en Casa Rosada a Elisa Trotta Gamus, la joven designada de facto como representante en Argentina.

“Si no hubiéramos acudido a defender el edificio, hoy estaríamos hablando de una nueva embajadora “, opinó Luciano Álvarez.

Acusados de “resistencia a la autoridad” y “lesiones leves” –causas que tramita la fiscalía número 4 de la Ciudad de Buenos Aires-, los cinco apresados fueron liberados cerca de las 18 del 1 de mayo. Durante las 20 horas que duró su detención, recibieron asesoría jurídica del Grupo de Litigio Estratégico, la Liga Argentina por los Derechos Humanos y la Gremial de Abogados.

Recibí más periodismo de este lado

promoción

Nuestros temas