Redacción Canal Abierto | “Es momento de tener generosidad, sentarse en una mesa y acordar», aseguró Mauricio Macri durante la inauguración del oleoducto Loma Campana para el yacimiento Vaca Muerta, junto gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez; el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui; el titular de YPF, Miguel Gutiérrez.

«En medio de tantas dudas que tiene el mundo de si vamos a volver atrás o vamos a continuar por este camino, yo he invitado a todos a que firmamos de vuelta acuerdos… consensos sobre las cosas básicas, elementales que vamos a respetar”, agregó el Presidente.

En las últimas horas el Gobierno difundió un decálogo “consensuado” con un sector de la oposición que asegura los lineamientos y objetivos pactados en 2018 con el Fondo Monetario Internacional.

Hasta el momento, según dejó trascender ayer Casa Rosada, el acuerdo que impulsa Cambiemos interpela a tres posibles presidenciables: Sergio Massa, Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey. Pero también a uno de los operadores fuertes del Congreso y vocero del espacio Alternativa Federal, Miguel Pichetto.

Aunque el líder del Frente Renovador todavía no se pronunció sobre estos 10 puntos, ya anticipó en redes sociales que mañana por la tarde realizará una conferencia de prensa para plantear su respuesta.

Por su parte, el gobernador salteño aseguró que aceptará participar del diálogo con el Gobierno: “como siempre, voy a tratar de ayudar».

Distinta fue la actitud del ex Ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. A través de Twitter, fustigó: “está claro que el Gobierno atraviesa una seria crisis de confianza. No hay que jugar con las expectativas de la gente a partir de la especulación política y los titulares de los diarios. Consenso es escucha sincera de los que piensan distinto no marketing”.

“El diagnóstico evidente es que el Gobierno fracasó en su política económica, por lo que debe cambiar de receta. En los 10 puntos que se publicaron ni se menciona el crecimiento de la economía. Podemos saber entonces que no funcionarán”, sentenció Lavagna.

“Es para cuidar a la Argentina, algo positivo, vamos a ver ahora cómo se traduce», afirmó el senador Pichetto, uno de los políticos que juega a distintas bandas dentro del peronismo y el sector que juega ficha a favor de Lavagna.

Por su lado, se descuenta el rechazo por parte de los distintos voceros del kirchnerismo, ni siquiera convocados a este acuerdo pro FMI. No obstante, algunos de sus referentes económicos intentaron delinear una estrategia –aunque ambigua- no hostil respecto, entre otras cosas, el pago de la deuda. En las últimas semanas el propio Axel Kicillof, ex ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner, mantuvo entrevistas con inversores extranjeros y enviados del Fondo. «Nosotros les pagamos a todos”, recordó el economista, y descartó -en caso de que la ex Presidente resultara electa- un posible default.

Más allá de los eufemismos, te explicamos puntos por punto el decálogo propuesto por Cambiemos a la oposición:

1- Lograr y mantener el equilibrio fiscal.

Sin vueltas, el Gobierno intenta asegurar una de las claves del acuerdo con el FMI: los recortes y ajustes al gasto público ya característicos del modelo cambiemita.

Se trata del eje central en las recomendaciones del organismo multilateral de crédito, y su objetivo es el reaseguro de recursos para el pago de la deuda.

2 – Mantener un Banco Central independiente que combata la inflación

De corte monetarista, la estrategia antiinflacionaria del Gobierno apuntó de forma casi  unívoca a la suba permanente de la tasa de interés y la absorción de pesos. No hace falta aclarar que ambas herramientas no dieron resultado esperado, pero sí las consecuencias previsibles: recesión en el consumo y la producción y encarecimiento del crédito industrial.

3 – Mayor integración al mundo

Desde su asunción, Cambiemos buscó posicionarse como principal interlocutor de la administración de Donald Trump en Latinoamérica. Para ello, rompió el UNASUR y se pronunció a favor de tratados bilaterales de librecomercio en desmedro del Mercosur.

Por otro lado, muchos economistas críticos del Gobierno hablan de un proceso de re primarización de la economía argentina, orientada -como un siglo atrás- a la exportación de granos sin valor agregado.

4 – Consolidar la seguridad jurídica

Este cliché característico de la economía liberal implica toda intervención, por ejemplo, en las empresas de servicios públicos y el cumplimiento a rajatabla de los acuerdos crediticios con organismos como el FMI.

5 – Creación de empleo con cambios en la legislación laboral  

Por un lado, cabe recordar que, desde que comenzó el gobierno de Macri, se perdieron 134.200 empleos en la industria. Situación similar sufrieron, por su parte, comercio y transporte.

Si bien en estos años el macrismo no logró colar una Ley de “reforma laboral” en el Congreso, distintos espacios sindicales denunciaron que esta se viene realizando sector por sector, convenio por convenio.

En línea con este paradigma y el discurso a favor del “emprendedurismo”, cada informe de la Secretaría de Trabajo viene revelando un incremento del empleo no registrado y las distintas modalidades de precarización laboral.

6 – Reducción de la carga impositiva a nivel nacional, provincial y municipal

El grado de vaguedad de la premisa no permite demasiado análisis. No obstante, tras el anuncio de un nuevo régimen de Lealtad Comercial, Macri se reunió con los principales empresarios del sector alimentos, a quienes prometió una reducción impositiva en caso de ser reelegido.

7 – Consolidar un sistema previsional sostenible

En diciembre de 2017 el Gobierno logró votar una reforma previsional en medio de una escandalosa sesión en el Congreso. Desde entonces, el aumento de jubilaciones y beneficios sociales fue del 43,7%, mientras que la inflación alcanzó el 73,5%, lo que implica una pérdida del poder adquisitivo del 17,2%.

Uno de los aliados de Cambiemos en la región, el presidente brasileño Jair Bolsonaro instó días atrás a los legisladores de su país a aprobar la reforma previsional que impulsa para no “terminar como Argentina».

No son pocos los funcionarios y asesores de Macri que creen necesaria la modificación del sistema jubilatorio: el retorno a un sistema de fondos privados o la suba de la edad jubilatoria son algunos de los proyectos.

8 – Consolidar el sistema federal

Según adelantaron medios nacionales afines al oficialismo, integrantes de Cambiemos sueñan con una reforma de la Constitución para eliminar la reelección presidencial, las reelecciones indefinidas en gobernaciones, intendencias y cargos electivos, y la unificación de los mandatos y de las fechas electorales.

9 – Asegurar un sistema estadístico transparente

Quizás sea esta una de las pocas medallas que logrará colgarse Mauricio Macri el 10 de diciembre de este año. Durante su mandato, y bajo la dirección de Jorge Todesca, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) logró recuperar credibilidad y funcionamiento luego de años de intervención y desprestigio.

10 – El cumplimiento de las obligaciones con los acreedores.

No por último, menos importante. El trasfondo de cada condicionamiento e imposición del FMI apunta a alcanzar cierto grado de seguridad respecto al pago de la deuda y sus intereses por parte de la Argentina.

promoción

Nuestros temas