Redacción Canal Abierto | Hace unos días, la empresa analista de carteras Morgan Stanley Capital Internacional (MSCI) volvió a incluir a Argentina en su ranking de crecimiento de actividad económica como país emergente.

La noticia fue celebrada por el mundo financiero como una victoria y una posible lluvia de inversiones para el país. Dentro de las empresas con mejor calificación se encuentran Grupo Financiero Galicia, Banco Macro, YPF, Pampa Energía y Telecom.

El economista del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), Tomás Raffo, dialogó con Canal Abierto y explicó qué significa esto para el país. “Si tuviera que jugar con las palabras, diría que más que mercado emergente seríamos un mercado de emergencia. Para el lado de “ellos” -el financiero-, Argentina entra en un pelotón de países en el que supuestamente somos más confiables para devolver un préstamo de lo que éramos hasta hace un tiempo”, dijo.

En 2009 Argentina dejó de integrar esta lista y estuvo calificado hasta el año pasado como mercado de frontera.  “Ese nombre también es raro.  De frontera, como si se hablara de contrabando”, agregó Raffo.

En una suerte de inconsistencia entre esta calificación y el riesgo país –medido por el mismo grupo de asociados- que tuvo un pico de 1000 en los últimos meses, no se explica el criterio para integrar este listado, y más si se tiene en cuenta la deuda recientemente tomada.

“Esto es un ranking que hace una agencia de fondos de inversión que le avisa a sus asociados y a otros fondos dónde es más confiable que se devuelva la plata que se presta. Al mismo tiempo, como no hay una evaluación sobre esto –quien evalúa a los que nos están evaluando-, termina siendo una suerte de chantaje, donde uno no sabe por qué está en un lugar, por qué dejó de estar, por qué aparece ahora y no hace un tiempo”, sostiene el economista.

Lo que puede sonar como un beneficio para la economía en general, en realidad sólo favorece al sector que integra cada una de estas ocho empresas detalladas en el listado. Por más que se intente presentar como un interés colectivo, la realidad es que la inversión llegaría a estas empresas que sólo representan menos del 10% de la generación de empleo en el país.

“Este posible financiamiento es un endeudamiento peligroso para las empresas, porque como está en dólares, si hay problemas que exceden a las empresas -como el tipo de cambio con una disparada importante como la que ya hemos tenido-, seguramente las empresas aducirán que hay factores externos que le impiden cumplir sus obligaciones y este nuevo endeudamiento privado genere deuda pública, como ha pasado en los últimos tiempos”, advirtió Raffo.

Y agregó: “luego de esta gestión de Mauricio Macri, para el próximo mandato tenemos entre 150 y 180 mil millones de dólares de pago de deuda comprometido con el Fondo Monetario Internacional entre capital e intereses. Es imposible poder pagarla. El Fondo ya sabe que eso no se va a poder pagar y es una especie de chantaje preanunciado sobre lo que tiene que hacer el próximo gobierno. Hay que renegociar el acuerdo que se hizo con Macri, pero a cambio de que se estiren los plazos que no ahorquen, se tendrán que cumplir determinadas condiciones, llámese reforma laboral, reforma tributaria y todo lo que el fondo tenga pensado, que no favorece a los sectores populares”.

 

Entrevista completa

Entrevista: Diego Leonoff

promoción

Nuestros temas