Redacción Canal Abierto | La huelga general de 37 horas convocada por las dos regionales de la CGT de la provincia de Córdoba tuvo un efecto contagio en gremios y trabajadores de todo el país. Con el correr de las semanas, los paros, movilizaciones y revueltas terminarían por dar la estocada final al gobierno del dictador Juan Carlos Onganía (1966-1970).

Este 29 de mayo, a 50 años del Cordobazo, las principales centrales sindicales vuelven a salir a la calle, con ollas populares y movilizaciones, en el marco del quinto paro general contra la administración Cambiemos.

Si bien los convocantes -entre ellos, la CGT, CTA Autónoma, CTA de los Trabajadores y el Frente Sindical para el Modelo Nacional- no coincidirán en una actividad central, se esperan distintas movilizaciones y actos. En Capital Federal, por ejemplo, la Central que encabezan Ricardo Peidró y Hugo Godoy concentrará desde el mediodía en Independencia 766.

Los cayetanos -Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie- realizarán ollas populares en los barrios «para acompañar el paro nacional y visibilizar la situación de hambre y exclusión que se vive».

Además de paralizar el transporte, se espera que la huelga afecte fuertemente las clases, la actividad bancaria y la recolección de residuos, entre otros servicios. La adhesión a la medida por parte de ATE también implicará el cierre de dependencias municipales ni la administración pública, mientras que los hospitales sólo atenderán casos de urgencia a través de sus guardias.

Recibí más periodismo de este lado

promoción

Nuestros temas