Redacción Canal Abierto | La Comisión de Presupuesto de la Legislatura porteña aprobó el proyecto del gobierno Horacio Rodríguez Larreta para la venta de 12 predios con la finalidad de –entre otras cosas- “amortizar deudas”. Los terrenos, en su mayoría, están ubicados en la Villa 31 de Retiro, y en Mataderos, donde está el Mercado de Liniers.

La iniciativa es igual a la que el año pasado tuvo un paso fallido por la Legislatura, cuando el oficialismo no logró los 40 votos necesarios. En esa oportunidad sí se consiguió la cesión de tierras de Nación a Ciudad.

De acuerdo al texto oficial, el Gobierno porteño mantendrá «el dominio del 65% de los terrenos del Mercado de Hacienda. El 35% restante será cedido». También señala que «el producido de las ventas que se realicen tenga como destino específico el financiamiento de programas de infraestructura en salud, educación y vivienda, además de la cancelación de amortizaciones de deuda».

En la cesión de terrenos de Nación a Ciudad, uno de los requisitos fue que el gobierno de la Ciudad se hiciera cargo de la última etapa de la obra del Paseo del Bajo. De US$400 millones, Larreta se hizo cargo de US$175 de la deuda a la Corporación Andina de Fomento. Esto es lo que se pagará con el di nero que obtengan con la venta de los terrenos del Barrio Padre Carlos Mugica.

Cuando esto comenzó a trascender en octubre de 2018, los vecinos de la Villa 31 mostraron su descontento, principalmente por el carácter expulsivo de esta iniciativa, y porque no les garantiza la propiedad de la tierra –que quedaría en manos del mercado inmobiliario-.

De concretarse, esto va en contra de la ley 6.129 de Reurbanización, ya que este tipo de decisiones deben pasar por el Consejo de Gestión Participativa, del cual forman parte los consejeros del barrio.

“A su vez esto es una violación a la ley nacional de Barrios Populares 27.453, que fue generada para evitar que estos barrios, al momento de escriturarse, terminen siendo expulsadas por el mercado”, agregó Jonatan Baldiviezo, presidente del Observatorio del Derecho a la Ciudad.

Por su parte, el legislador porteño Milcíades Peña, explicó: “Lo que está detrás es una intención de  avanzar con el negocio inmobiliario con estas tierras, que es el viejo sueño de los desarrolladores en la ciudad desde hace décadas. El proceso de reurbanización se enmarcó en eso”.

Mientras, en la reunión de la Comisión de Presupuesto que trató este proyecto, el legislador del FIT, Gabriel Solano, denunció que el oficialismo busca conseguir los votos que no logró el año pasado para concretar los remates, a través de cargos electorales. “Cambian lugares en las listas por las casas de la población más humilde de la Ciudad”, dijo.

A pesar de que la iniciativa busca “garantizar el financiamiento de programas de infraestructura en salud, educación y vivienda”, de aprobarse, dejaría a las 44.000 familias del barrio sin hogar.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas