Redacción Canal Abierto | «Querían entrar sin orden de allanamiento y mi hermana no los dejaba. En ese momento le pegaron con una escopeta en el estómago y la comenzaron a insultar. Al ver que la estaban maltratando los vecinos empezaron a tirar ladrillos y fue ahí que desde la esquina uno de los policías disparó».

“Todos dispararon con balas de goma, salvo uno de ellos, el cabo primero José Abraham (a cargo del operativo), que empezó a tirar con su pistola reglamentaria. Un tiro dio en la frente de Silvia. Ella cayó desplomada al suelo, en medio de un charco de sangre. Tenía a Aytana (su hijita de 2 años) en brazos. Al ver eso, los vecinos se acercaron, la cargaron en una moto y la llevaron al hospital”.

Estos fueron los incidentes que terminaron con la vida de Silvia Maldonado, una joven de 17 años, relatados por Milagro, su hermana, y Paola, su madre. “Todo fue muy violento. El policía que le disparó me dijo: `Mirame bien a la cara, yo soy el que le metió el `cuetazo´ a tu hermana”, agregó Milagro.

Sucedió el domingo por la noche en el barrio Gas del Estado de la capital provincial. Silvia fue trasladada por sus vecinos hasta el Hospital Regional Ramón Carrillo. La bala se alojó en el cráneo y provocó una muerte cerebral. Esta madrugada falleció.

Los siete policías que participaron del operativo están detenidos y este martes comenzarían a ser indagados.  El cabo primero José Abraham ya confesó que fue el que disparó a Silvia. Mientras tanto, el fiscal Raúl Alfonzo y Erika Leguizamón, la jueza que lleva adelante la causa, le prometieron a la familia que «caerán los responsables».

Todos los testigos coincidieron en que fue un procedimiento muy violento y que los policías no dudaron en sacar sus armas reglamentarias.

«Vamos a tener que esperar las pericias de Gendarmería. Tuvimos que intervenir esta fuerza porque el supuesto autor es un efectivo policial y así garantizamos la transparencia«, dijo Luis de la Rúa, fiscal general de Santiago del Estero.

La policía llegó al domicilio de Silvia a raíz de una denuncia por herramientas robadas que hizo una vecina del lugar. Ésta señaló como posible responsable a Felipe Farías, quien sería el tío de la joven baleada. Durante el operativo se llevaron a los sospechosos y se desató el horror.

Manifestación de familiares y vecinos de la víctima frente a la Comisaría Quinta – Santiago del Estero

De la Rúa, por su parte, aclaró que hay elementos confusos y que no fueron explicados. «Lo que se sabe es que había un procedimiento anterior por un robo. Llegaron siete efectivos policiales y ahí se produjo algún incidente. Lo detuvieron al sindicado (del robo) por la denunciante. Estaba por ahí por la zona y habían ido hasta la casa de esta chica. Tocaron el timbre. Aparentemente no entraron porque no tenían orden de allanamiento y es, inexplicablemente, cuando lo llevan detenido y lo suben a una camioneta que se escucha un disparo que, según lo que tenemos entendido, da en el cráneo de esta chica», comentó el funcionario.

“A los siete policías y al jefe de guardias aprehendidos se les tomó las muestras para saber quién disparó. También se les tomaron muestras de sangre y orina para saber si alguno había consumido alguna sustancia. Aparentemente dispararon a matar, pero todo es aún objeto de investigación. Inexplicablemente esta adolescente perdió la vida», añadió De la Rúa.

Durante este mediodía, Paola Morales esperó que finalice la autopsia para poder iniciar el sepelio, en el mismo domicilio donde ocurrió el desafortunado desenlace, en el barrio Gas del Estado.

Familiares agrupados en la Marcha Nacional contra el Gatillo fácil convocan a una manifestación mañana a las 15 frente al Congreso de la Nación, en Callao y Rivadavia. «Silvia Maldonado fue fusilada de un tiro en la cabeza, dejando a dos bebés –uno recién nacido-. Nunca más es nunca más”, expresaron en un comunicado.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas