Redacción Canal Abierto | El Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) fue el lugar al que movilizaron las trabajadoras de las organizaciones nucleadas en la CTA Autónoma Capital con una consigna: que sean reconocidas las tareas que realizan en el marco de las urbanizaciones de la Ciudad.

Las trabajadoras se formaron como promotoras de espacio público y promotoras ambientales para colaborar en el proceso de urbanización en las distintas villas de la Ciudad, donde desarrollan tareas que el Estado no hace. Allí, las mujeres del Frente Territorial Salvador Herrera y la Federación Nacional Territorial se encargan de la inspección de las obras, la limpieza del espacio público, y la atención de comedores comunitarios, entre otras labores.

El reclamo, dirigido al presidente del IVC, Juan Ignacio Maquieyra, fue justamente que esas tareas fuesen reconocidas como trabajo remunerado. Pero el funcionario se negó a recibirlas.

“En la villa tenemos el agua contaminada, hemos hecho relevamiento del agua. Tenemos a nuestros hijos que siempre se nos enferman. Somos quienes tenemos los comedores, los centros comunitarios, que cuando llueve se inundan y se tapa todo porque no hacen una urbanización como corresponde. Las cloacas son un desastre y cuando se tapan salimos nosotras, mujeres, madres, abuelas, a destaparlas porque no viene el camión. Siempre somos las mujeres las que solucionamos esos problemas”, explica Mónica López, referente del Frente Salvador Herrera.

Las habitantes de la Villa 21-24 realizaron recientemente un relevamiento donde visibilizaron que más del 70% de las manzanas se encontraban con índices sanitarios críticos. En la Villa 20, además, advirtieron que las superficies verdes por habitante son mil veces menores que las que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

María Eva Koutsovitis, ingeniera hidráulica y coordinadora de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria afirma: “Las mujeres nos formamos, fuimos hasta la universidad para poder hacerlo, nos organizamos en nuestros barrios y vinimos a decirle al IVC que no es posible la urbanización sin el protagonismo de nosotras y que no es posible la integración social si no hay trabajo genuino. Esta ciudad se organiza a partir de la desigualdad, y las mujeres tenemos más de un 10% de desocupación, los hogares que llevamos adelante las mujeres son los hogares más pobres y más indigentes. No queremos este modelo de Ciudad”.

 

Informe: Melissa Zenobi
Fotos y video: Juan Alaimes

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas