Redacción Canal Abierto | Una enorme movilización de distintos sectores de ATE, de la CTA-Autónoma, la CGT y la Juventud Sindical Nacional ocupó en horas de la mañana y el mediodía la entrada al histórico edificio de la Biblioteca Nacional, en el corazón del barrio porteño de Recoleta, para denunciar que los despidos en el organismo ya son más de 300 en la etapa macrista.

El conflicto llegó a su punto más alto cuando en las últimas semanas el recorte de personal alcanzó a delegados gremiales, madres sostenes de hogar y hasta a una mujer que estaba internada en grave estado y que finalmente falleció.

La manifestación se inició en la esquina de Las Heras y Agüero y luego se realizó una olla popular en la explanada del ingreso a la Biblioteca.

Eva, una de las trabajadoras despedidas, aseguró durante el acto: “No vamos a bajar los brazos, vamos a resistir, yo confío en nuestros dirigentes y sé que en el 2020 voy a volver a entrar por esa puerta”.

Pablo Spataro de ATE Nacional, secretario General de CTA-A Capital, destacó que “ninguno de los que estamos acá venimos a construir poder para su organización, sino que venimos a construir poder de los laburantes. Tengamos la certeza de que en octubre se  van a ir, pero antes nosotros vamos a seguir peleando en los lugares de trabajo”, dijo el dirigente estatal, que es candidato de la lista Celeste y Blanca para la conducción de la seccional Capital.

Por su parte, Juan Domingo Pignataro, el delegado de ATE en el organismo, explicó a Canal Abierto que “El conflicto se abrió a mediados de 2016 con 200 despidos de los cuales se pudo reincorporar a la mitad. A partir de ahí cada trimestre y últimamente cada mes, están echando gente por goteo, compañeros con licencias por razones psiquiátricas, una compañera que estaba en coma que después falleció, sobre todo con los que tienen tutela sindical y participación en ATE, por eso venimos a denunciar esto como un acto de discriminación que está haciendo la directora Elsa Barber, creemos que es un acto de revanchismo y venganza, porque ella fue subdirectora de la anterior gestión, nosotros denunciamos un negociado con el Aleph, un software que costó una millonada, se logró el despido su esposo que estaba como negociador encubierto y ella se dio vuelta políticamente y ahora está haciendo esto”.

Sobre la relación con el directorio, Pignataro asegura que “no quieren ni hablar, no se presentan, si no nos reciben hoy la próxima vez haremos un acampe y ya directamente nos quedaremos a dormir en la Plaza del Lector, porque nunca vivimos una cosa así en la Biblioteca, vamos a sostener el conflicto hasta que nos atiendan y reincorporen a la gente que tiene fueros gremiales o licencias”.

Unidad Vs cultura del ajuste

Carina Maloberti, dirigente de ATE, alentó: “Cuando el gobierno macrista y la directora Barber despiden y vacían un sector de la cultura nosotros le decimos que vamos a redoblar la apuesta, este gobierno se va a ir, pero se va a ir como se merece, repudiado por el pueblo”.

Luego,  Juan Pablo Brey, de la Juventud Sindical de la CGT valoró la amplitud de la convocatoria: “Las diferencias entre dirigentes se terminan cuando hay despidos, cuando hay una familia que no sabe si va a comer al otro día, ahí es cuando tenemos que priorizar la unidad”.

Por su parte, el estatal Leandro Castro expresó: “No piensen que vamos a esperar a las elecciones para discutir con el nuevo gobierno, somos un sindicato con una historia de lucha y un mandato que vamos a honrar hasta el último día, y la respuesta de la unidad va a ir creciendo”.

Recibí más periodismo de este lado

promoción

Nuestros temas