Huelgas y protestas ponen en jaque al gobernador de Puerto Rico Tras la filtración de un chat privado donde Ricardo Rosselló, asesores y allegados evidencian el desprecio hacia la población y una trama de corrupción, cientos de miles de puertorriqueños coparon las calles pidiendo su renuncia. Hoy, en medio de un nuevo paro nacional, el gobernador anunció que no se postulará el año próximo.

Redacción Canal Abierto | Puerto Rico vive horas agitadas. La isla caribeña cuenta con una población de cerca de 3,3 millones de habitantes y el lunes pasado en las calles de San Juan, su capital, 500 mil personas pidieron la salida del gobernador Ricardo Rosselló. 

El origen, más próximo, de esta reacción popular inédita en el pequeño país que lleva el status de estado libre asociado a los Estados Unidos fue la publicación de un documento de 889 páginas con las conversaciones del gobernador con sus asesores de un chat de Telegram, dada a conocer por el Centro de Periodismo Investigativo, dejando al descubierto, entre otras cosas, una enorme trama de corrupción en las tareas de reconstrucción del país.

Manifestación frente al Capitolio, sede del poder legislativo de la isla | Foto: @AnaTeresaToro

Ana Teresa Toro, periodista y escritora puertorriqueña, contextualiza los sucesos desatados hace dos semanas con la filtración del chat de este grupo de poderosos al que han bautizado la Manada Azul. “El 20 de septiembre de 2017 el huracán María devastó la isla. Puerto Rico sufrió uno de los dramas más grandes que puede atravesar cualquier sociedad. En mi caso fueron seis meses, pero muchos estuvieron más de un año sin servicio de electricidad”.

 

El huracán María

Ana Teresa describe la crítica situación tras el fenómeno natural. “A partir de ahí, reconstruimos el país de forma comunitaria porque hubo muchísima lentitud e incompetencia en la distribución de las ayudas. En pueblos afectados, las primeras cajas de agua llegaron en diciembre, tres meses más tarde. Fue un abandono muy grande. Entre causas directas e indirectas, murieron casi 5 mil personas. De hecho, un estudio de Harvard estima alrededor de 4.600 víctimas fatales. El Gobierno insistió en desestimar esas cifras”.

“Para que tomen noción de la situación, hubo diabéticos que fallecieron porque no había hielo para mantener sus medicamentos, o electricidad para quienes necesitaban diálisis o respiración asistida. Hubo mucha gente que directamente no accedió a la alimentación y murió de hambre. Tanto el gobierno local como el de los Estados Unidos, que por nuestra relación política tiene responsabilidad, fracasaron. Eso generó mucha ansiedad y un avance de la emigración masiva”. Según Toro, cerca de 200.000 personas abandonaron la isla desde el huracán, hoy hay más población puertorriqueña o descendiente, en los Estados Unidos que en la isla.

“No se trata de un reclamo por dádivas. Los puertorriqueños pagamos todos los años por los servicios sociales que desde hace años brillan por su ausencia”, describe Toro. La población de la isla paga el servicio social que recibe de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, conocida como FEMA por sus siglas en inglés.

Desde 1898, tras la guerra entre España y Estados Unidos, este último controla el territorio puertorriqueño. Sus habitantes desde 1917 son considerados ciudadanos estadounidenses, pero este status no es de plena ciudadanía. Votan autoridades locales pero no pueden votar ni proponerse como candidatos al congreso de la unión, ni al senado ni a la presidencia. Su restringida autonomía para el gobierno de la isla se rige bajo la autoridad del Congreso de los Estados Unidos y el presidente. El de “estado libre asociado” es un eufemismo para colonia.

 

La corrupción al desnudo

Detrás de las conversaciones del chat de Telegram entre el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, y algunos de sus colaboradores más cercanos se esconde una red multimillonaria de corrupción.

En medio de una profunda crisis fiscal –que provocó que antes del huracán el gobierno de los Estados Unidos le imponga una junta de control fiscal que supervisa el presupuesto del país limitando aún más el campo de acción del gobierno local–, la isla es objeto de un saqueo de los fondos públicos a manos del gobernador y sus allegados utilizando su posición privilegiada para vender sus influencias en las contrataciones del Estado, entre otras tareas, en la reconstrucción tras el desastre.

La investigación del Centro de Periodismo Investigativo (CPI) devela además que la práctica se esparció por muchas de las agencias públicas.

“La semana pasada comenzó una filtración a cuentagotas de una serie de mensajes de texto entre el gobernador de Puerto Rico, sus principales funcionarios y allegados y lobbistas ajenos al gobierno, en el que hay claros indicios de actos de corrupción”, describe Ana Teresa.

“Sin embargo, lo que ha provocado la ola de protestas que ya lleva ocho jornadas consecutivas es el contenido homofóbico, sexista, racista, misógino y clasista de una casta que no entiende en absoluto el país que gobierna.”

Ana Teresa Toro y su compañero en las movilizaciones.

“Uno de los comentarios más hirientes estuvo vinculado a una situación macabra. Tras el huracán, los cadáveres se acumularon durante meses en la morgue porque no podían procesar el número de autopsias. Uno de los funcionarios del chat dice: “tenemos que matar esa noticia. Ahora que estamos en el tema, ¿no tenemos algunos cadáveres para alimentar a nuestros cuervos (en relación a sus enemigos políticos)?”. Para todos los puertorriqueños, este tipo de mensajes convirtió al conflicto en algo personal. Estamos indignados y hartos de la corrupción”, describe Toro la indignación que encendió la mecha. “Es el propio Gobernador el que incita a las bromas más crueles”.

“Puerto Rico es un país noble y alegre, incluso cuando fueron los momentos más duros tras el huracán. La gente perdona la ineficiencia, pero no la hipocresía. Estas comunicaciones nos permitieron entrar al cuarto oscuro del poder, y ver con qué desprecio se burlan de nuestras casas pobres y dramas”.

“En un momento, hablan de retrasar el procesos de reconstrucción sólo para achacarle culpas a Donald Trump.”

 

“Ricky renuncia ya”

Las multitidinarias y prolongadas protestas tienen un nuevo mojón este lunes 22 de julio con un paro nacional que se prevé masivo e inédito en la historia del pueblo boricua. Básicamente piden la renuncia del gobernador Rosselló o su destitución por parte del parlamento local que no se muestra muy activo en el trámite.

“En la marcha convocada el lunes pasado, y que contó con el apoyo de artistas puertorriqueños muy queridos por la población –como Ricky Martin, Residente, Benicio del Toro, Bad Bunny–, había una sola bandera, la de Puerto Rico. Los grupos de protesta son muy diversos”, describe Toro.

“La música es nuestro petróleo, y son los artistas los que están impulsando las convocatorias.”

“El gobierno históricamente buscó atacar a las protestas con el “cuco” socialista o de Venezuela. Esta vez se incorporaron sectores que tradicionalmente no forman parte de esos idearios, incluso grupos que en general suelen ser pro anexionistas”.

El cuestionado gobernador Ricardo Rosselló

“Otro hecho curioso fue que en muchos pueblos o distritos pequeños, la gente se está acercando a edificios públicos nacionales o municipales y retirando los retratos del gobernador. Los destruyen o se los llevan”.

Mientras tanto la salida política a la crisis no es clara. “La Legislatura se ha mostrado lenta y laxa. Pero la presión popular fue tal que ya se dio inicio a una investigación que podría acabar en un residenciamiento o destitución por vía constitucional. De todas formas, la población sigue exigiendo directamente su renuncia. Se está utilizando el vacío político detrás del gobernador para dilatar el proceso de destitución”, explica Toro, haciendo referencia a que el segundo de Rosselló el Secretario de Estado, ya renunció y la siguiente en la sucesión del mando es la Secretaria de Justicia Wanda Vázquez, que no goza de simpatía popular.

 

Los próximos eventos

Lejos de primar el espíritu independentista, las mayorías populares vienen votando en sucesivos referendums, en las últimas décadas, continuar con la anexión norteamericana. Sin embargo el espíritu soberanista es fuerte en vastos sectores. “El movimiento independentista puertorriqueño siempre ha tenido un gran poder de convocatoria. Sin embargo, aunque haya un sector que ve esta situación como una oportunidad independentista, sería injusto decir que es el sentimiento de la mayoría”, explica Toro.

“En mi caso, soy independentista. Pero soy consciente de que la mayoría de los puertorriqueños valoran la relación que mantenemos con los Estados Unidos. Sobre todo porque la mayoría tenemos familiares allí, y queremos ir y venir a visitarlos sin problemas”, concluye la columnista del diario El Nuevo Día.

El paro nacional inciado en las primeras horas de este lunes 22 de julio será histórico. Veremos las consecuencias de estos eventos en los próximos días. Anticipándose a la huelga general, Rosselló Rosales el domingo publicó en Facebook un breve mensaje en el que informó que iba a completar su mandato pero no iba a aspirar a la reelección y que renunciaba a la presidencia de su partido el PNP (Partido Nuevo Progresista). Lo que es seguro es que no calmó las aguas, en Puerto Rico a nadie se le ocurre hablar de reelección, sino de salida inmediata.

 

Transmisión en vivo de la movilización: https://ustream.tv/channel/18883037

Convocatoria de René Pérez “Residente” a las movilizaciones:

 

Foto que encabeza la nota: Ramón «Tonito» Zayas

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas