Pablo Bassi* | Ni la mesiánica prosperidad de Vaca Muerta, el trasnochado Plan Patagonia o la candidatura de Miguel Pichetto pudieron revertir la escasa cosecha electoral del macrismo en las provincias del sur argentino.

El caso paradigmático fue el de la mesa 266 de la Escuela 60 de Sierra Grande, donde el senador rionegrino y postulante a la vicepresidencia obtuvo 38 votos contra 160 del Frente de Todos.

En Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Río Negro y Neuquén el macrismo obtuvo un promedio del 22,4% de respaldo popular, por debajo de los alcanzados en el NEA y NOA. Alberto Fernández alcanzó en cambio un 50,35%, duplicando de esta manera a su adversario.

Las elecciones a gobernadores que desde principio de año se sucedieron en las ciudades patagónicas vaticinaron el elocuente rechazo ratificado el domingo en las urnas. La derrota del macrismo en manos de los provincialismos del MPN en Neuquén, Juntos Somos en Río Negro o Mariano Arcioni en Chubut anticiparon de alguna manera la crónica del diario del lunes.

Una jugada osada fue la de Alberto Weretilneck, el mandatario rionegrino. Imposibilitado de ser reelecto, se presentó con boleta corta como candidato a primer senador. Tuvo para ello que recurrir a un enmarañado protocolo proselitista, que incluyó la distribución de boletas adicionadas a las de Alberto Fernández, Mauricio Macri y Roberto Lavagna. Su compañera Arabella Carreras, gobernadora electa en abril, acudió el fin de semana a votar con una sonrisa de oreja a oreja y tijera en mano.

El macrismo de Rio Negro decidió recurrir al voto útil y se bajó de la categoría a senadores, lo que después fue retribuido por el llamado que hizo el candidato a primer diputado por el oficialismo provincial a favor de Pichetto. Si bien el acompañamiento del 29,5% que logró Weretilneck rompió con la polarización, Juntos perdió 22 puntos respecto de la elección a gobernador. ¿Una mochila de plomo?

Las condiciones materiales de los patagónicos también se vieron muy perdjudicadas a partir de la asunción de Cambiemos. La región lidera la evolución de precios en el país, el boleto es de los más caros a la par de Córdoba y los tarifazos golperaron duro en los hogares donde el gas, la garrafa y la leña son vitales.

Durante 2018, la Patagonia tuvo una aceleración del incremento de la pobreza por encima de las provincias. Y sufrió las amenazas incumplidas por la movilización popular, de eliminar el plus austral para jubilados y asignatarios de la AUH.

También habría que agregar dos hechos que golpearon en la sociedad: la desaparición y muerte de Santiago Maldonado en Chubut y el asesinato de Rafael Nahuel en Mascardi, consecuencia del despliegue represivo de las fuerzas federales al mando de Patricia Bulrrich.

Ahora habló el soberano, y su gritó ensordecedor llegó a los pasillos de Casa Rosada.

Foto: Macri en el yacimiento de Vaca Muerta. (Archivo DYN).

*Desde Bariloche

Recibí más periodismo de este lado

promoción

Nuestros temas