Por Sergio Alvez | Norte de la provincia de Misiones. En buena parte de esta región, la mutinacional Arauco monopoliza la tenencia de la tierra, expandiendo desde las rutas hacia las colonias y parajes, gigantescas plantaciones de pino y eucalipto, especies que alimentan el negocio forestal de una compañía altamente contaminante, que además posee una papelera y una planta de placas de madera MDF, ambas fábricas largamente denunciadas por los daños sanitarios y ambientales que ocasionan.

Aquí, concretamente en la localidad de Puerto Piray, la organización denominada Productores Independientes de Piray (PIP) con solidaridad en la acción de otros colectivos campesinos y sociales, protagonizaron durante casi todo agosto movilizaciones y jornadas de lucha para reclamar que Arauco y el Estado dejen de evadir el efectivo cumplimiento de la Ley XXIV-11, aprobada por la Cámara de Diputados en  2013 , y que establece la expropiación de 600 hectáreas de la multinacional para ser otorgadas a colonos que se dedican a la agricultura familiar desde dicha organización. La sanción de esta ley coronó más de 20 años de lucha por parte del PIP.

Hasta el momento, la empresa sólo hizo entrega de 166 hectáreas al PIP. Al recibir ese territorio,  las familias nucleadas en el PIP comenzaron un histórico proceso en el cual derribaron el monocultivo de pinos, para dar lugar a la plantación de alimentos diversos.

Ver documental Roja Tierra Nuestra, de Canal Abierto

Esta transformación ya redundó en varias cosechas. Sin embargo, tras esa primera entrega, la multinacional Arauco no cumplió con la cesión de los lotes restantes. La paciencia de las familias campesinas llegó hasta aquí.

“Somos más de 100 familias. Producimos alimentos sanos, sin ningún tipo de químicos, orgánicos, respetando el suelo y el medio ambiente cuidamos la salud de todos. En 2013 luego de casi dos décadas de reclamos en contra del uso de transgénicos, de agrotóxicos, de monocultivos y tenencia monopólica del suelo, logramos la sanción por unanimidad de la Ley que establece que el Estado expropiaría 600 hectáreas a la multinacional Arauco SA con el fin de cederle dicho espacio a nuestra organización. La entrega de las tierras estaba pautada en etapas, respetando los turnos de corte que la empresa había establecido. La primera etapa, pautada para el 2013, se entregó recién a mediados de 2017. Asimismo los turnos de corte de la madera se encuentran sobremanera atrasados y el Estado Provincial no se hace presente para hacer cumplir la Ley. Hace años que nos mienten y ya no estamos dispuestos a seguir esperando” manifestaron desde PIP.

Las medidas iniciadas por la organización se cristalizaron en cortes en la ruta nacional 12, en la ruta provincial 16, acampes y panfleteadas. Así mismo, un grupo de representantes de la organización arribó a la ciudad de Posadas para reclamar directamente en Casa de Gobierno. Además, a instancias del diputado del Partido Agrario y Social, Martín Sereno, el reclamo llegó a la Cámara de Diputados de la Provincia.

La solidaridad de las organizaciones sociales no se hizo esperar. Uno de estos mensajes de apoyo provino de Honduras. Salvador Zuñiga Cáceres, hijo de Berta Cáceres (activista hondureña, militante del medioambiente y luchadora por los derechos de los Lencas, asesinada en marzo de 2016): envió al PIP un video expresando su total apoyo y el de las organizaciones sociales que integra, para con esta lucha que se acrecienta en la tierra roja.

“Aracuo es dueña de más del 10% de la provincia de Misiones, y arroja 65 mil litros de agrotóxicos por año en nuestros suelos. Genera contaminación, pobreza, y también desempleo porque cada vez teconologizan más y la gente se queda sin trabajo y sin tierra para cultivar. Por eso le estamos exigiendo al Estado provincial que garantice el cumplimiento efectivo de la ley de expropiación, y que se obligue a la empresa a respetar al medio ambiente y las poblaciones” añaden desde el PIP.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas