Redacción Canal Abierto | A través de un decreto publicado en el Boletín oficial, el Gobierno flexibilizó el esquema de congelamiento de precios de los combustibles. Liberó los mayoristas y subió un 3,3% el dólar de referencia para las transacciones.

El congelamiento sigue vigente hasta el 13 de noviembre para ventas de combustibles líquidos en surtidor, que representan más de la mitad de la venta de este tipo combustibles en toda la cadena de hidrocarburos, que están destinados al expendio minorista en más de 4.500 de estaciones de servicio en todo el país”, explica Gustavo Lahoud, especialista en energía del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP).

Con el decreto 607 se modifica parcialmente el congelamiento de precios anunciado el 16 de agosto como una de las medidas del paquete de “alivio” que Mauricio Macri comunicó tras las derrota en las PASO. Se aumentará un 3,3% la referencia en pesos convertidos a dólares del tipo de cambio con el que se manejan las petroleras para vender el barril de crudo en el mercado interno.

De $45,19 sube a $46,69. “Por otro lado se establece una transferencia -que no aparece claramente en el decreto pero que se va a empezar a convalidar a partir de esto- de $2,81 por dólar, destinados a las productoras de petróleo de forma tal que ellas van a poder vender  el barril no a los $46,69 que fueron establecidos con el aumento del 3,3%, sino a $49,50”, aclara Lahoud.

Esto está destinado a sólo a las empresas que tienen upstream –extracción y producción de hidrocarburos, sin presencia en toda la cadena hidrocarburífera- como PlusPetrol, Vista Oil and Gas o TechPetrol. Quedarían exentas Axion e YPF, por ejemplo, que tienen presencia en el negocio desde la extracción hasta la distribución de combustibles, pasando por la refinación.

En ese caso, el aumento llegaría casi a un 10%, y el costo fiscal de esta transferencia es de $1.550 millones. Según el decreto, será solventado reasignando partidas del presupuesto de la Secretaría de Gobierno de Energía.

“Este tipo de subsidios podrían ser utilizados para encarar un esquema que permita salir del escenario de la dolarización tarifaria. Cualquier esquema de subsidios pensado por este gobierno es en función de beneficiar al sector empresarial, en este caso al de la oferta hidrocarburífera concentrada. Es la dinámica que se sigue perpetuando y no para, aún en un escenario como este”, sostiene Lahoud.

La información oficial sostiene que el canal mayorista representa el 17% del total del volumen. A este se suma el 30% de otros productos no congelados originalmente (combustibles de aviación, buques, asfaltos, lubricantes). En conjunto, este 47% de volumen equivale aproximadamente a un 38% de las ventas en pesos.

“En definitiva, casi un 50% del volumen mayorista quedaría ahora con un esquema de comercialización donde se recupera la libertad de transacciones entre todos los operadores. Lo que sigue quedando regulado es el otro 50%”, explica el especialista del IPyPP.

Y agrega: “Son medidas iniciales que hay que ver cómo evolucionan en el mes. También se ha tomado la decisión de postergar por cuarta vez el aumento del impuesto a los combustibles líquidos que se tienen que modificar trimestralmente por el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Esta revisión habría que hacerla a partir del 1 de diciembre”.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas