Por Sofía Acosta | A la hora de extirpar prejuicios y machismos insertos en el corazón de nuestra sociedad, la división de roles según el género juega unos de los papeles más difíciles. Según la cultura patriarcal, a lo largo de la historia las tareas asignadas a las mujeres estuvieron asociadas al cuidado del hogar, a la maternidad. Sin embargo, para los hombres, estos roles siempre estuvieron más relacionados con las destrezas, la fuerza o los deportes. Los rodados y la mecánica no escapan a esto.

Jose Nico y Dafna Alfis, son amigas desde  hace tres años. Ambas comparten la pasión por el fútbol y las motos. Así se conocieron, en las canchas, y así descubrieron también que compartían el amor por los rodados. Comenzaron a viajar a los encuentros “motorizadas”. A Chaco y a Chubut lo hicieron en motorhome y esta vez lo harán en moto, hacia La Plata, el sábado 12 de octubre.

Jose y Dafna

“Durante dos años contratamos un motorhome que devino en  ‘Tortorhome´ y para nosotras era un encuentro dentro del Encuentro. Fuimos a Chaco y a Chubut. Este año, que se haga cerca del lugar donde vivimos hizo que se nos ocurriera la idea de ir en nuestras motos y de tratar de que se sumaran todos y todas las que les divirtiera la idea”, señala Dafna.

La idea es partir desde Boedo y viajar en tándem – una caravana organizada donde una persona conduce al resto  y se comunican mediante señas- subir la autopista y desparramar brillantina hasta la entrada a La Plata.

“Para la caravana tenemos previsto un montón de cuidados. No es que cada una va a ir por donde quiera, una va atrás de la otra, hay reglas para seguir, hay signos para parar, para frenar, para pasarnos. No queremos que nada sea improvisado”, asegura Jose.

Por supuesto que los prejuicios alrededor de mujeres o disidencias conduciendo motos existen. Sin embargo, las experiencias de estas motoqueras dan cuenta de que no hay que tener miedo, no sólo de subirse a un rodado motorizado sino tampoco de ‘meter mano’ a un motor.

Además de subirse a la moto, Jose es mecánica y participa del proyecto “Nosotras lo arreglamos”, una colectiva que dicta talleres autogestivos de arreglos de la casa que duren una jornada, una vez al mes. Allí, se prioriza que quienes participan sean mujeres o varones con perspectiva de género. “No existen ni tareas, ni conocimientos ni oficios que sean femeninas y otras que no lo sean”, señalan desde la colectiva.

“Me gusta que cada una pueda meterle mano a la moto, no es difícil hacerle un service por ejemplo. Se puede hacer y todas pueden hacerlo. Hay que perder el miedo a meter mano a un motor”, dice Jose.

“Mucha gente no espera que las mujeres andemos en motos, como tantas otras cosas, son actividades reservadas  en su mayoría para las masculinidades. Y obvio que se juega el estereotipo. Pero nunca me pasó nada, al contrario, si tenés algún inconveniente te vienen a ayudar porque se presume que no lo podes resolver por tu cuenta.  Hay algo de la comunidad motoquera que es muy lindo. Más allá del género, si te quedaste o te pasa algo, de seguro alguien en moto va a parar para darte una mano”, esgrime Alfis.

La caravana partirá el sábado a las 10 de la mañana hacia La Plata. Las ‘motoqueras’ invitan a sumarse a todes les que quieran, tengan moto o no.  Habrá una reunión organizativa para ultimar detalles respecto de la seguridad.

Quienes quieran sumarse pueden hacerlo a través del evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/408236459797354/

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas