Redacción Canal Abierto | El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno lanzó un plan de ajuste pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que recortó subsidios y liberó el precio de los combustibles provocando incrementos de hasta un 123%.

El “paquetazo” de Moreno sigue los lineamientos del organismo internacional para otorgar un crédito de 4.209 millones de dólares que serán desembolsados a lo largo de tres años. Del acuerdo suscrito en marzo, Ecuador ya recibió 900 millones.

El decreto 883 elimina el subsidio a la gasolina extra y al diésel y generó una respuesta inmediata de los gremios del transporte, conductores de buses y taxistas, que pararon en todo el país. El precio del galón americano (medida que se utiliza en el país) de diésel pasó de 1,03 dólares a 2,30 dólares y el de la gasolina común, de 1,85 a 2,40 dólares.

El paro nacional lanzado para este jueves 3 de octubre por gremios del transporte, organizaciones indígenas y otros sectores, tuvo una alta adhesión y protestas, piquetes y cortes de rutas paralizaron al país. En las calles de Quito, la capital, hubo fuertes enfrentamientos entre manifestantes y la policía en cercanías de la casa de gobierno. Según el Ministerio del Interior, los eventos del día dejaron un saldo de 35 heridos y 275 detenidos.

En medio de este clima, el presidente decretó el “estado de excepción” por 60 días, que le permite utilizar a militares y policías en la seguridad interior, imponer censura a la prensa, disponer del cierre de aeropuertos, puertos y fronteras, y limitar el derecho a la libre movilidad. “Dispuse el estado de excepción para precautelar el orden, la seguridad ciudadana y con el fin de controlar a quienes pretenden provocar caos. No accederemos a chantajes y actuaremos acorde a la ley”, publicó en redes sociales Moreno.

#LaLuchaVaPorqueVa

El pueblo ecuatoriano sabe de tumbar presidentes cuando no cumplen con su labor. En las últimas décadas se “cargó” a Abdalá Bucaram, a Jamil Mahuad y a Lucio Gutiérrez, si hablamos de los electos porque en el medio hubo otros cuatro suplentes que se fueron entre bambalinas.

Por señalar un caso, Gutiérrez -un coronel surgido como figura al calor de la caída de Mahuad-, en 2005, se retiró por los techos del palacio de Carondelet en un helicóptero del ejército tras varias semanas de protestas provocadas por… el alza del precio de los combustibles.

Un actor principal en estos movimientos sociales fue, y vuelve a ser, la CONAIE (la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador). Esta organización que reúne a la mayoría de las naciones y movimientos indígenas del país, convocó al paro que se inició en la madrugada del 3 de octubre. La confederación reúne a tres grandes federaciones la CONFENIAIE (pueblos de la Amazonia), la ECUARUNARI (pueblos andinos y de la sierra, básicamente kichwas) ligada al movimiento político indígena Pachakutik, y la CONAICE (pueblos de la costa oceánica).

El comunicado de la Confederación titulado “Frente al paquetazo neoliberal y el Gobierno de los ricos”, sostiene “ante las últimas medidas ecónomicas tomadas por el gobierno nacional, en complicidad con el imperialismo representado por el FMI y la burguesía de este país, que profundizan las condiciones de explotación de nuestro pueblo, declaramos: El inicio de las medidas de hecho indefinidas en todo el territorio nacional”.

Pronunciamiento oficial de la dirigencia de la CONAIE 

 

El paquetazo

Las medidas anunciadas disponen:

  1. Eliminación de subsidios a los combustibles (diésel y gasolina extra).
  2. Se suprimen los impuestos a la importación de tabletas, celulares y computadoras.
  3. Se eliminan o reducen los aranceles para maquinaria, equipo y para materia prima agrícola e industrial.
  4. Se bajan los impuestos a los vehículos que cuesten menos de U$ 32.000.
  5. Los contratos ocasionales se renovarán con un recorte del 20% en el salario.
  6. Se reducen las vacaciones de los empleados públicos, de 30 a 15 días.
  7. Los trabajadores de empresas públicas aportarán mensualmente un día de su salario a las arcas públicas.

 

El estado de excepción

Frente al rechazo popular y las protestas, el paro total de transporte y los cortes de la mayoría de las rutas nacionales, el gobierno de Moreno dispuso el estado de excepción. El mismo es lo que en nuestro país se conoce como estado de sitio y la Constitución ecuatoriana habilita establecerlo por un plazo máximo de 60 días, con una renovación por 30 días más finalizado este periodo.

El jueves 3/10 suspendió las clases y este viernes dispuso que el ejército se haga cargo del transporte público. El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas lo informó en la mañana del segundo día de paralización del transporte de buses y taxis en Ecuador.

Desde la oposición, el exiliado ex presidente Rafael Correa, de la mano de quien llegó al poder Lenín Moreno, llamó a «resistir en paz».

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas