Redacción Canal Abierto | “Yo siempre estuve cómoda, feliz, me gusté siempre. Si hablamos de los parámetros de belleza no, no soy lo que te dicen que es ser linda, no soy rubia, no soy blanca, no soy flaca, no soy alta. Pero más allá de eso la belleza es bastante particular, uno la encuentra en diferentes lugares, y yo siempre me sentí súper linda. Mi cuerpo es mi lugar de resistencia”. La Pichi es bailarina, actriz, performer y activista gorde. Nunca se sintió gorda hasta que alguien se lo dijo.

Le cuesta definirse como una sola cosa porque siente que está en constante mutación. Pasa de cocinar treinta tartas a posar desnuda en una película. En esta nueva entrega de Es la Política cuenta cómo el activismo gorde tiene que ver con poder hablar en espacios sobre todo lo que implica tener un cuerpo gordo y ser parte de la sociedad.

“Hay muchas cuestiones que definen a los cuerpos. Si sos flaca o pelado, nadie cuestiona si te comes una hamburguesa o te pones un sombrero. Cuando sos gordo hay muchas cosas que la sociedad no te permite que hagas. Yo lo empecé a estudiar y a jugar con eso. Cuando te subís al colectivo con un alfajor o una empanada, la gente te mira. Hay una mirada sobre el gordo con la comida. El problema es que estar flaca está bien y estar gorda está mal”, dice.

La mirada social, esa que hace que la chica gorda nunca sea la protagonista de la película, que siempre sea la amiga, la simpática, la que nunca se queda con el galán, para La Pichi es como si la sociedad creyera que “los gordos nunca fueran merecedores de amor y deseo”.

Un ejemplo de esto fue el programa Cuestión de Peso, que duró muchos años en la televisión argentina. “Hubo un comercio y una ridiculización del cuerpo gordo, un circo sobre eso diciendo ‘éste se comió una milanesa anoche, viene llorando, los pesamos´. Pero, ¿alguna vez algún productor pensó en agarrar un grupo de anoréxicos, hacerlos comer y de eso hacer un entretenimiento?”, se pregunta la activista.

En estos tiempos, y sobre todo cuando el verano asoma, la televisión, las revistas y todas las publicidades te recuerdan qué tipo de cuerpo es el que hay que tener para ser socialmente aceptado. Se empieza a ver mucho más lo que comúnmente se define como gordofobia. Sin embargo, La Pichi lo define de otra forma. “No existe la gordofobia porque nadie ve a un gordo en la calle y se pone a llorar. Existe el gordoodio, porque el gordo incomoda, tiene ese cuerpo que vos no querés tener”.

 

Es La Política, capítulo 16, temporada 1.

Conducen: Pablo Marchetti; María Eugenia Rossi Gallo.

Producción y realización: Lavaca y Canal Abierto.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas