Redacción Canal Abierto | En las últimas semanas la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial rechazó un recurso de queja de los trabajadores, por lo que quedó firme el fallo que le exige a la cooperativa que administra el Hotel Bauen desalojar la sede de Callao 360 el 2 de diciembre.

El Fiscal de Turno dispuso la presencia de personal policial en las instalaciones con el objetivo de impedir cualquier actividad comercial, cultural y social dentro del hotel recuperado.

La fiscalía N° 12 de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Daniela Silvia Dupuy justifica su decisión mediante la supuesta violación de una clausura, algo que los y las cooperativistas tratan de “aberración jurídica”, ya que la causa se encuentra en trámite y debe respetarse el principio de inocencia y derecho de defensa hasta que exista sentencia.

En esta nueva entrega de Es la Política, Eva Lossada, presidenta de la cooperativa del Bauen, cuenta cómo vienen sosteniendo la situación. “Uno quiere trabajar en paz, dignamente. Todos estos años lo que venimos haciendo es, para afuera, lucharla políticamente porque tenemos la espada de Damocles en la espalda continuamente, y por dentro trabajar para llevarnos el pan. No nos permiten laburar, porque la Justicia siempre sale a favor de estos empresarios aunque no hayan pagado nada y nosotros siempre tenemos que estar luchándola. Pero tenemos algo más fuerte que ellos que es la sociedad que nos apoya en lo que estamos haciendo”.

La historia

No es la primera vez que los trabajadores del BAUEN enfrentan una amenaza de desalojo. En 2007, 2012, 2014 y 2017 pasaron por situaciones similares, que lograron revertir.

El BAUEN se construyó con préstamos otorgados a un grupo empresario por la dictadura cívico-militar entre 1977 y 1978, dinero público que nunca fue devuelto al Estado Nacional. En diciembre de 2001, los mismos empresarios provocaron el cierre del hotel, dejando a todos los trabajadores en la calle y abandonando las instalaciones.

“En 2003 se estaba produciendo un vaciamiento del hotel. Ahí decidimos ingresar para no permitir que nos saquen las cosas. Éramos 17 compañeros cuando ingresamos. Uno tenía contacto con gente del Movimiento de Empresas Recuperadas y gracias a eso el juez de la quiebra nos dio una tenencia precaria para que permanezcamos allí”, cuenta Eva.

Y agregó: “El dueño se burlaba de nosotros. Nos ofrecía un alquiler, pero no nos veía capaces de administrar el edificio hasta que nos vio funcionar comercialmente y se habilitó totalmente el hotel”.

En 2016, Macri vetó la ley para la expropiación del Bauen que había sido aprobada en ambas Cámaras del Congreso. El 24 de junio de 2019 se presentó una petición que actualmente es tramitada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Muchos de los trabajadores y trabajadoras del Bauen hoy no tienen otro ingreso para subsistir, y hay casos en los que tienen 50 años y ven casi nulas las posibilidades de encontrar otro trabajo. “Uno sostiene esto y lo lleva adelante con mucho orgullo, porque cuando uno se queda sin laburo y llega a una determinada edad ya es descartable. Nosotros hoy estamos fuertes porque la sociedad nos apoya”, finalizó Eva.

Es La Política, capítulo 21, temporada 1.

Conducen: Pablo Marchetti; María Eugenia Rossi Gallo.

Producción y realización: Lavaca y Canal Abierto.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas