Redacción Canal Abierto | La apertura de importaciones, inflación récord, corrida cambiaria, y tarifazos fueron la clara muestra de que la industria nacional y el trabajo cooperativo no fueron la apuesta del Estado en estos últimos cuatro años. La industria textil se desplomó y en ese escenario tuvieron que reinventarse.

Por este motivo, la Red Textil Cooperativa junto a la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo realizó su primera exposición en el Hotel Bauen. Las 60 cooperativas nucleadas allí presentaron los productos confeccionados por ellas. La actividad también tuvo charlas, debates, muestras y eventos culturales relacionados a la industria nacional, la autogestión y el trabajo genuino.

La organización y profesionalización que lograron desde su constitución se vio afectada con la llegada del macrismo al Gobierno. En este sentido, el diputado nacional, Daniel Arroyo, nombre que suena fuerte para liderar la cartera de Desarrollo Social en el gobierno de Alberto Fernández, participó del encuentro y respaldó el trabajo cooperativo.

“La economía social es uno de los pilares para la recuperación económica de la Argentina. Durante este tiempo han sufrido mucho las empresas recuperadas, han tenido falta de financiamiento y han sido maltratadas por el actual gobierno. Nosotros queremos acompañar, armar un fondo de crédito no bancario para máquinas, herramientas, insumos y bienes de capital para desarrollar la actividad económica y fortalecer a la economía popular. Un eje central de la política social va a ser el desarrollo de empresas recuperadas de la economía social y popular”, destacó Arroyo.

Las cooperativas textiles tienen presencia en todo el país. En esta exposición se pudo apreciar el trabajo de provincias como La Rioja, Salta y Chaco. La industria nacional produce con calidad, a pesar de la adversidad de tener un gobierno que le da la espalda.

“Cuando se piensa un modelo productivo de país, uno tiene que definir qué sectores son socialmente relevantes. Así como hay que cuidar a los productores rurales, la industria textil es socialmente relevante y hay que ayudarlas. La construcción y la industria textil definen los niveles de pobreza en Argentina”, agregó el diputado.

Por su parte, Lorena Vergniaud, presidenta de la cooperativa La Maqueta, resaltó la necesidad de volver a ser proveedores del Estado. “Tenemos un proyecto que se llama Compre Cooperativo. Lo presentamos en municipios afines y nos sostuvimos estos cuatro años gracias a ellos. También queda trabajar en la reactivación de la economía, limitar las importaciones porque la apertura fue lo primero que nos marcó y nos fue tirando tanto al calzado como al sector textil”, dijo.

Uno de los lineamientos económicos claves para Mauricio Macri fue bajar los costos laborales y de producción. Horacio Maschetto, secretario de la Cámara de la industria del Calzado, se refirió a esto y dijo: “Si la variable del costo laboral va a ser bajar los sueldos, lo único que hace es agrietar aún más la sociedad, darles menos poder de consumo y calidad de vida a sus pobladores cuando bajamos los salarios y subimos la energía, el transporte y los costos. Es una ecuación difícil de solucionar. Como pymes necesitamos tener acceso a créditos, a exportaciones, pero la base es acceder a un consumo interno fuerte”.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas