Redacción Canal Abierto | Faltan seis días para que culminen los gobiernos nacional y bonaerense de Cambiemos, y pareciera que la consigna es irse como llegaron. Si una de sus cartas de presentación hace casi cuatro años fue la represión a cooperativistas en La Plata o a los trabajadores de la avícola Cresta Roja, su despedida será recordada por los de la papelera Kimberly Clark, a cargo de la fabricación de productos como los pañales Huggies y los rollos de cocina Scott, quienes fueron brutalmente desalojados de la planta que ocupan en defensa de sus puestos laborales por la Policía Bonaerense esta madrugada.

En septiembre, la empresa norteamericana anunció el cierre del establecimiento en Bernal y dejó a 200 familias sin su sustento de vida. Desde entonces los trabajadores ocuparon fábrica, aduciendo que se trataba de una quiebra fraudulenta. Esto motivó que sus antiguos patrones les iniciaran una causa por desalojo.

La situación se resolvió a la manera Cambiemos esta madrugada, cuando los efectivos policiales ingresaron fuertemente armados y encapuchados sin presentar orden de desalojo, y sacaron del lugar a las doce personas que mantenían la ocupación en ese momento, de las cuales ocho se encuentran detenidas.

Consultado por Canal Abierto, Emanuel, uno de los trabajadores desalojados, contó: «El desalojo fue trucho. Nos desalojaron sin orden de un juez, sino de una fiscal. Irrumpieron a las 3 de la mañana a punta de pistola e itaka, nos tiraron al piso, nos golpearon y precintaron como a cualquier delincuente, siendo que somos trabajadores defendiendo los puesto de trabajo. Después de todo eso, cuando nos llevaron a la comisaría, recién ahí nos mostraron el acta de desalojo. Esto debería ser al revés: primero mostrar el acta de desalojo, llegar a una negociación y después ver qué pasa. No pueden irrumpir como un allanamiento a cualquier delincuente».

Descargar

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas