Redacción Canal Abierto | Horacio Rodríguez Larreta no tuvo más remedio y, tras casi una semana de paros y movilizaciones, anunció la marcha atrás con la ley precariza aún más las condiciones laborales de médicos residentes y concurrentes porteños.

La Legislatura porteña había aprobado la norma el jueves pasado, en una escandalosa sesión y mientras la oposición se encontraba fuera del recinto para intentar frenar el enfrentamiento entre la policía de la Ciudad y manifestantes. La votación fue por 34 votos positivos de Vamos Juntos y 5 abstenciones de Evolución.

El macrismo porteño cedió minutos después de que los médicos residentes y concurrentes de hospitales porteños realizaran un abrazo simbólico a la sede del Gobierno de la Ciudad y decidieran mantener el paro sin garantías de guardias. Técnicamente la ley no será derogada, ya que nunca se había promulgado. Es por eso que lo que se hará este jueves en la Legislatura es formalizar la decisión de frenar la medida.

De esta manera, bajo las consignas “Sin residentes no hay hospital” y “Veto o paro”, los profesionales de la salud impidieron el avance precarizador que -entre otras cosas- implicaba el no pago a concurrentes, la “legalización de jornadas laborales extenuantes” (podían superar las 60 horas semanales), instalaba el concepto de “sanciones morales” como método disciplinador y establecía una modificación a la baja en el cálculo salarial de residentes.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas