Redacción Canal Abierto | El ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, recibió ayer el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de Lanús y realizó una conferencia titulada «Un sistema latinoamericano para el desarrollo».

Se trata de una distinción aprobada por la UNLa en 2014, que entre sus considerandos  destaca que –el entonces mandatario- «es un promotor activo en pos de la integración latinoamericana y la construcción de un nuevo orden geopolítico global multipolar, más justo y más humano”.

La rectora Ana Jaramillo aseguró durante la bienvenida: “Entre nuestros valores enseñamos justicia, derechos humanos, integración y pensamiento nacional y latinoamericano, estamos en un clima muy complejo, pero vamos a seguir enseñándolos. El asilo, estar fuera de la patria chica, es muy difícil, pero acá esta la Patria Grande para recibirlo con este nuevo gobierno”.

El ex mandatario ecuatoriano fue acompañado por la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el titular del PJ Buenos Aires e intendente de Esteban Echeverrría, Fernando Gray; el secretario general de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, y el dirigente de Unidad Popular-Frente de Todos, Víctor de Gennaro.

Correa  comenzó su clase magistral asegurando: “La restauración de la derecha empezó acá, en 2015, la primera victoria electoral legal que tuvieron fue en Argentina: en realidad Daniel Scioli perdió contra el Grupo Clarín. Empezó acá, pero también acá comenzó ahora su final. Tiene el mismo libreto en todos lados. Que nos roben todo menos la esperanza. No puede cambiar el curso de la historia. Y Argentina lo está demostrando”.

Y agradeció el premio dedicándolo a los dirigentes de su país perseguidos por el actual gobierno de Lenin Moreno: “Cinco compañeros detenidos, siete asilados en la embajada de México en Quito, y por lo menos seis más en diferentes países”.

El ex mandatario calificó la asunción de Alberto Fernández como “un vendaval de esperanza”.

“Judicializaron la política; son ridículos. Reclamen ustedes derechos de propiedad intelectual, porque allá usaron el mismo libreto: hasta hubo un cuaderno con anotaciones que ahora no aparece. Pero resistiremos y venceremos”, dijo.

Correa habló del “talento argentino” y destacó las figuras del Papa Francisco, Leonel Messi, Carlos Gardel, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Ernesto Che Guevara y las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y señaló a Raúl Prébisch como “el economista latinoamericano más influyente de la historia”.

“Tenemos 400 millones de habitantes en 17 millones de kilómetros cuadrados. Podríamos ser la cuarta economía del mundo, con reservas de petróleo para 100 años y el primer productor de alimento”, subrayó.

“Unida, la región puede desarrollar estrategias de desarrollo y armonizar sus políticas productivas sin caer en el absurdo de competir bajando el precio de la mano de obra para atraer inversiones. Necesitamos sociedades con mercado y no de mercados”.

Por otra parte, Correa alertó sobre los “engaños ideológicos sobre las finanzas públicas, como hablar de gasto cuando se hace en verdad una inversión. ¿Qué sentido tiene un Banco Central autónomo?, como si los técnicos debieran tomar decisiones políticas”.

Fotos y cobertura: Hernán Varela 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas