Redacción Canal Abierto | La tarde de este jueves comenzó con una buena noticia a medias. El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, suspendió momentáneamente la reglamentación de la ley 9209 de Minería (que modificó la 7222) proclamada recientemente por la Legislatura local para habilitar el uso de cianuro en las extracciones.

Según el mandatario, la medida apunta a abrir el diálogo y llegar a un consenso, tras las masivas manifestaciones que se sucedieron en la provincia en los últimos días. Sin embargo, hay quienes sostienen que ésta es sólo una maniobra de carácter turístico, para calmar las aguas y poder festejar la tradicional fiesta de la Vendimia.

Más al sur, en Chubut, una vigilia se prepara para comenzar esta noche, a partir de las 20 frente a la Legislatura. El motivo es evitar la modificación de la ley 5001 y permitir así la explotación minera a cielo abierto y el uso de químicos en el agua. La sesión comenzará a las 8 de la mañana del 27 de diciembre.

“Nosotros tenemos un solo río, que es el Chubut y atraviesa toda la provincia. Debajo de eso tenemos la cuenca del Sacanana, que tiene una de las aguas más puras del país y es de las más grandes. La megaminería ocupa millones de litros de agua por minuto, por lo que nuestro recurso hídrico quedaría nulo”, explicó a Canal Abierto Romina Krebs, integrante de la Asamblea de vecinos de Rawson por el No a la Megaminería.

Chubut posee un gran potencial minero, con reservas de plata, plomo, oro y uranio, pero la explotación a cielo abierto está bloqueada por la ley 5001, sancionada tras el plebiscito que se hizo en Esquel en 2003, donde una mayoría del 82% votó en contra.

La minería es fomentada por los intendentes de la meseta central del Chubut, que ven en esa actividad la posibilidad de inversiones multimillonarias. Según los asambleístas, “todos los diputados de Arcioni y los de Cambiemos están a favor de esta reforma”.

El Departamento Provincial de Aguas (DPA) ha realizado estudios para ver la calidad y cantidad de agua que hay en la región, los resultados son alarmantes, pero no han sido difundidos a toda la sociedad de manera clara.

“Hay empresas que se fueron instalando. Lo único que tienen es permiso de exploración, pero sólo con eso les alcanza para hacer un cateo, hacen agujeros y usar el agua para sacar los minerales. En muchos pueblos ya se ve el faltante de agua. La modificación de la ley afectaría principalmente a toda la flora y a los recursos hídricos de Chubut, provincias aledañas y a Chile, que también están abastecidas por esta cuenca”, comentó Krebs.

Al igual que en Mendoza, el pueblo de Chubut lleva años en la lucha por cuidar sus recursos naturales. “Nos parece tristísimo que los políticos sólo piensen en la plata. En Mendoza se movilizaron multitudes y los medios hegemónicos no visibilizaron. Todos los pueblos se movilizaron y no lo mostraron”, destacó la ambientalista.

Mitos y verdades sobre la megaminería
  • La generación de empleo: “En cualquier continente al que van, y cuanto más pobre y más en crisis coyuntural estén es peor, la principal carnada que le ponen al anzuelo las mineras es que va a haber más empleo, pero eso es realmente un mito. La cantidad de empleos en minería metalíferas registrados en todo el país no llegan a 10.000”, detalla Marcelo Giraud, geográfo y asambleísta.
  • Regalías para la provincia: La minería paga pocos impuestos y la mayor parte de lo que paga lo hace al Estado nacional. La provincia donde se desarrolla el proyecto sólo percibe el 3% de la facturación a cambio de dejar ir el patrimonio provincial.
  • Una necesidad del progreso: De América Latina sale entre el doble y ocho veces más, según el metal, de lo que los latinoamericanos consumimos. “El continente sigue teniendo esa matriz exportadora de naturaleza, a costa de cargar con la mochila ecológica. El consumo ajeno deja sus huellas y sus desastres en los territorios y las sociedades de nuestra América”, resume el geógrafo.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas