Redacción Canal Abierto | «La Nación atraviesa una situación de grave fragilidad económica y social, y necesitamos estar más unidos que nunca para enfrentarla y superarla», resalta el primer párrafo del documento suscrito esta tarde por las centrales, los movimientos sociales y un conjunto de actores políticos y económicos en Casa de Gobierno.

El acuerdo multisectorial busca blindar la posición del gobierno de privilegiar a las urgencias sociales antes de rendir al país ante los compromisos con acreedores extranjeros.

El texto presentado por el Gobierno del presidente Alberto Fernández y refrendado por las centrales sindicales, referentes patronales y movimientos sociales propone como desafío “construir una nación solidaria, desarrollada y justa», y generar “instrumentos precisos, factibles y coordinados para el logro de metas definidas” de manera de «contribuir con un esfuerzo extraordinario a la obligación moral de poner en la mesa de todas nuestras familias el pan que a ninguna le debería faltar”.

En ese sentido, el secretario General de la CTA-A, Ricardo Peidro, destacó al término del encuentro “la decisión del Gobierno de abrir los canales para recibir propuestas, principalmente en lo prioritario como el hambre y el trabajo, así como también el compromiso del Presidente de no pagar la deuda a costa de los más pobres”.

El acuerdo propone a su vez un «Compromiso Argentino de Solidaridad”, el cual sostiene la urgencia y la necesidad de contar con un nuevo esquema de actualización de las jubilaciones pero también de las tarifas de los servicios públicos.

El Secretario Adjunto de la Central y titular de ATE Nacional, Hugo “Cachorro” Godoy se expresó en esa misma línea al considerar que “hay una deuda externa que intenta condicionar el futuro del país”, aunque aclaró que la condición de los firmantes del documento es “resolver la cuestión del hambre, el trabajo y la soberanía alimentaria”.

Además, que este documento de consenso es la antesala del llamado a constituir un Consejo Económico y Social, para lo cual el Gobierno nacional estaría por enviar el proyecto de ley al Congreso de la Nación.

Por su parte, Claudia Baigorria, también Secretaria Adjunta de la CTA-A, celebró que “a partir de ahora se abre una agenda de temas para discutir las problemáticas de la clase trabajadora, la producción y el campo”.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas