Redacción Canal Abierto | En las inmediaciones del Puente General Belgrano -que une Resistencia, Chaco, con la ciudad de Corrientes-, la costanera correntina ofrece uno de los principales atractivos de la capital litoraleña que en verano es asediada por altas temperaturas. No se trata sólo de un paseo, sino del refugio de agua pública donde escapar del calor que los argentinos de ambos márgenes del Paraná utilizan a diario. Allí, en esas playas, la Municipalidad planea levantar un emprendimiento privado que dejará sin río a los locales.

Estamos asistiendo a un canibalismo sobre el espacio público costero de la ciudad de Corrientes”, resume Camilo Gómez Montero, realizador audiovisual, ciudadano correntino y miembro de Defensores de los Espacios Públicos Costeros, un grupo de autoconvocados que comenzó a conformarse a raíz de la preocupación por esta avanzada inconsulta en Playa República.

“Esto debió haber pasado por el Concejo Deliberante y no pasó, es una decisión vertical del Ejecutivo, del intendente, que entregó permisos provisorios, a dos años y con posibilidad de extenderse –relata el cineasta en diálogo con Canal Abierto-. Quieren emplazar un shopping sobre la playa, que tendría tres pisos, y estacionamiento para 120 vehículos. No hubo ningún tipo de estudio de impacto ambiental. Nadie sabe cómo decanta esta situación porque esto arranca en Costanera Sur pero se va extendiendo hasta Islas Malvinas y más también, ya que hay planes incluso hasta el Parque Mitre”.

El intendente es Eduardo Tassano, quien ocupa el puesto desde 2017 tras ganar las elecciones como candidato de la alianza Encuentro por Corrientes–Cambiemos. El proyecto del shopping es de los dueños de Casinos del Litoral S.A., cuyo titular es Jorge Alberto Goitía, conocido como el “el zar del juego”. Su reinado abarca siete hoteles casino en el área y Mantra, un emprendimiento en Punta del Este.

La población se enteró de que esto ocurría cuando comenzaron las obras: grandes explanadas de concreto a metros del Río Paraná, sobre la playa.

Según cuenta Gómez Montero, la construcción viola varias disposiciones y afecta a la población de muchas maneras. “Está establecido que desde el río deberían guardarse varios metros sobre la playa para uso público, y no se está cumpliendo. Además, cuesta establecer cuál es la última línea de agua del Paraná, y el shopping va a quedar a metros de la orilla, con una estructura enorme y sin estudio de impacto. Ahora el río está en bajada, pero no sabemos dónde va a llegar cuando vuelva a subir. Es grave –alerta-. Además, cuando se llevó adelante la Costanera Sur, se hizo con fondos del Banco Mundial y lo que establecía ese subsidio es que no se construyera sobre zona ribereña. Esta construcción también está infringiendo ese acuerdo”.

Por otro lado, el shopping de tres pisos se instalaría en pleno corazón de una ciudad que ya se extendió. «Sería parte del centro y del casco central. Esto se va a a comer a todos los almacenes. A los pequeños supermercadistas los hace flecos”, asegura el realizador.

Alarmados por esta situación, desde Defensores de los Espacios Públicos Costeros convocan este jueves 16, a las 19, a concentrar en la Playa Islas Malvinas, para informar a la población y concientizar a la ciudadanía de lo que está pasando.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas