Redacción Canal Abierto | Un ejército de mujeres y hombres llegará este sábado en kayac, a caballo y caminando a orillas de la mansión del millonario Joe Lewis sobre Lago Escondido, e intentarán izar la bandera argentina sin animosidad más que reclamar el acceso público a ese espejo de agua.

Hoy por la mañana, arrancó desde la Ruta 40 a la altura de El Foyel, a 70 kilómetros de El Bolsón, la Marcha por la Soberanía que impulsa por quinto año consecutivo la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA), presidida por Julio César Urien: el ex teniente de fragata que, en plena dictadura de Alejandro Lanusse, sublevó a un regimiento de infantes de Marina para exigir el regreso de Juan Perón.

Detrás de la bandera “Patria sí, colonia no”, organizaciones sociales, políticas y gremiales se encolumnaron para iniciar el sendero sin mantenimiento y obstaculizado por Lewis, sobre el que además dispuso cámaras, dragó ríos e interpuso tranqueras.

El camino que va desde la ruta hasta el Lago atraviesa diferentes campos, varios de cuyos pobladores -vecinos y aliados de Lewis- intentaron impedir el paso de la marcha. Los manifestantes procuraron negociar ayer y esta mañana, pese a lo cual se produjeron algunos encontronazos, en los que intervino la Policía provincial y hubo piedrazos. Finalmente, la marcha prosiguió su rumbo.

Otra contingente, que salió días atrás, llegará tras caminar un sendero alternativo: 34 kilómetros de montaña, no apto para vehículos ni personas fuera de óptimas condiciones físicas.

“Los colonialismos modernos no requieren tropas extranjeras, sino el dominio de capitales nacionales privados sobre recursos naturales, como el grupo empresario de Lewis -sostuvo Rodolfo Aguiar, secretario adjunto de ATE-. Los Lewis y los Benetton son los inmigrantes amigos de Pichetto que intoxican el país y asechan nuestra soberanía”.

“Su empresa Hidden Lake mantiene cerrado el acceso. El interés particular de un propietario veleidoso impide el goce de una parte de nuestra tierra que aloja además el único lago de la región de El Bolsón”, expresó Urien.

En 2009, el Superior Tribunal de Justicia de Río Negro reconoció un amparo para garantizar el ingreso público al Escondido. Sin embargo, el Gobierno no tomó cartas en el asunto.

 

Hidden Like 

Bajo este nombre, los testaferros de Lewis crearon en 1994 una sociedad anónima que desarrolló una monumental infraestructura sobre las 12.000 hectáreas que tiene en la Patagonia: un aeropuerto privado en Bahía Dorada, un helipuerto comercial en Lago Escondido y dos centrales hidroeléctricas sobre el Río Escondido, que venden la energía al sistema interconectado nacional.

Como detalló Susana Lara en El Cohete a la Luna, sus propiedades extendidas en la Patagonia le otorgan una accesibilidad de distancias preciadas: 70 kilómetros al aeropuerto internacional de Bariloche; 550 kilómetros al aeropuerto propio de Bahía Dorada, sin ningún tipo de control de la autoridad aeroportuaria y con acceso directo al océano abierto; y 15 kilómetros a la frontera internacional con Chile.

Ayer, integrantes de FIPCA intentaron establecer un canal de diálogo con los vecinos y aliados de Joe Lewis. La respuesta que obtuvieron fueron amenazas: «No van a pasar de ninguna manera. Váyanse y si no aténganse a las consecuencias si saltan la tranquera». 

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas