Redacción Canal Abierto | Luz estaba en una esquina, trabajando en situación de prostitución. Dos personas se acercaron a contratar sus servicios. Ella aceptó y se fue con ellos. Al terminar, los tres dejaron el departamento. Lo que Luz no sabía es que esas dos personas no eran las dueñas de la vivienda y que antes de llevarla allí, habían golpeado y maniatado a un hombre y lo escondieron en una habitación.

En julio de 2018, la joven de 22 años fue acusada de intento de homicidio y lesiones graves. Quedó presa en el Complejo Penitenciario Federal IV de Ezeiza, Servicio Penitenciario Federal. Luego de ocho meses allí, y de reiterados pedidos de la defensa, le otorgaron la prisión domiciliaria.

Esto fue fundamentado en la discapacidad visual severa que padece Luz. Es ciega de un ojo. Tiene lesiones en uno y cataratas en el otro, producto de un ataque trans odiante que sufrió a los 13 años. Ahora, se encuentra cumpliendo la domiciliaria en el Hotel Gondolin, gestionado por mujeres trans y travestis, donde residía previo a su detención.

A Luz Aimée Díaz se la acusa de un crimen que no cometió porque nunca vio a la víctima. “Hay un video que registra el momento en el que Luz baja del departamento con las dos personas que la contrataron. El problema es que a los verdaderos responsables ni siquiera los buscan. La única imputada es Luz. A los otros ni siquiera los buscan”, comentó a Canal Abierto Andrea Alcalde, docente del Bachillerato Popular travesti/ trans Mocha Celis, donde Luz era estudiante.

El 20 de febrero comenzará el juicio en el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 8 de Capital Federal. En caso de ser condenada, Luz afrontaría una pena de cadena perpetua. “La acusación de la Fiscalía de Instrucción se encuentra atravesada por prejuicios y estereotipos de género, desconociendo las condiciones de vida del colectivo trans-travesti y las violencias estructurales que padecen. Se trata de un proceso judicial estigmatizante que la persigue por ser una joven trans, migrante interna y de los sectores más desfavorecidos”, alegan en un comunicado desde la Campaña por la Absolución de Luz Aimé.

Frente a este escenario, la campaña invita a acompañar el proceso y a participar de las acciones que realizarán. Entre ellas se destaca el banderazo convocado para las 11 el día del juicio en las afueras del Tribunal. Por otra parte, están juntando adhesiones en change.org, donde ya lograron más de 5.000 firmas en la primera semana.

La artista audiovisual Nora Lezano, junto a Luz y las mujeres travestis y trans del Hotel Gondolin, realizaron un video informativo contando un poco más sobre el caso.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas