Redacción Canal Abierto | Este lunes, cinco provincias no iniciaron las clases y hubo conflictos que no alcanzaron a paralizar la actividad en otras jurisdicciones. Santa Fe, Neuquén, Santa Cruz y Entre Ríos no iniciaron el ciclo lectivo, mientras que Chubut –que debería haber comenzado las clases el miércoles 26 de febrero– continúa con el largo conflicto iniciado el año pasado con un paro de 72 horas.

En Santa Fe, el gremio mayoritario AMSAFE, conducido por la filokirchnerista Agrupación Celeste, resolvió con los votos de 37.000 docentes en sus asambleas un plan de lucha que arranca con un paro de 48 horas para el 2 y 3 de marzo, y acciones en los departamento y regionales, con la amenaza al Gobierno de renovar la medida en la segunda semana el 11 y 12 de marzo de no mediar una nueva propuesta salarial acorde a la escalada inflacionaria. Los docentes consideraron irrisoria la propuesta del gobernador Perotti de un 3% de incremento.

En Rosario, cuya conducción encabezada por Gustavo Teres no está alineada con la lista provincial, la movilización fue enorme y acompañada por otros gremios nucleados en la CTA Autónoma.

AGMER en Entre Ríos convocó a parar por 72 horas, con una gran movilización a la Casa de Gobierno el miércoles 4. El Congreso Extraordinario de la entidad definió no iniciar el ciclo lectivo ante la falta de una propuesta salarial por parte del Gobierno provincial, que recién convocó a reunión paritaria el 27 de febrero y para el próximo 6 de marzo.

El plenario de la Asociación de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) definió un paro de 48 horas para este lunes y martes. La semana siguiente, el 9 –en adhesión al Paro Internacional de Mujeres– y 10 de marzo, la huelga será en rechazo a la propuesta salarial de la administración de Omar Gutiérrez del Movimiento Popular Neuquino.

La Asociación de Docentes de Santa Cruz (ADOSAC) dispuso un paro de 48 horas en rechazo a la propuesta salarial de Alicia Kirchner. La última oferta del gobierno provincial fue un incremento del 17% al mes de junio, con el compromiso de retomar las conversaciones en julio, atando estos acuerdos a los ingresos por coparticipación federal.

Tucumán dio la sorpresa. Pese a que el gobierno de Manzur dispuso la conciliación obligatoria y prometió aplicar en los salarios la cláusula gatillo que había dejado sin efecto en diciembre con el fin de desactivar la huelga de 48 horas, el paro fue contundente y la movilización en la capital provincial fue masiva.

La medida dispuesta por los gremios docentes provinciales agrupados en el Frente Gremial Docente había sido desactivada con la promesa gubernamental de retomar las negociaciones la semana entrante, pero las bases demostraron en la calle, y lejos de las aulas, desconocer lo dispuesto por sus conducciones.

 

En la ciudad de Buenos Aires, UTE rechazó la oferta salarial de Larreta pero no dispuso paro y la medida convocada por el gremio Ademys será minoritaria. En Jujuy, el paro de 24 horas convocado por CEDEMS y ADEP no impidió la apertura del ciclo lectivo. En Catamarca, las medidas de fuerza fueron desactivadas por la conciliación obligatoria.

 

Las paritarias cerradas

El 26 de febrero se cerró la Paritaria Nacional Docente luego de dos años sin realizarse por ser derogada por Macri en 2017. En el Ministerio de Educación de la Nación se firmó el acuerdo con los principales gremios docentes con representación nacional: CTERA, UDA, CEA y SADOP, que aceptaron la propuesta, y AMET que la rechazó por considerarla insuficiente. El piso de negociación acordado fue de un salario inicial de $23.000 en marzo para luego subirlo a $25.000 en julio.

Además, el Gobierno otorgará una suma fija extraordinaria de $4840 en cuatro cuotas a partir de abril, a cuenta de futuras paritarias.

Las provincias de Salta, Chaco, Tierra del Fuego, Misiones, Río Negro, Buenos Aires y Chaco han cerrado sus paritarias y llegado a acuerdos con los gremios. Esta última provincia es la única que ha aceptado mantener la cláusula gatillo.

 

En Formosa está todo bien

Mientras tanto, el ministro de Educación Nicolás Trotta eligió –¿por descarte?– iniciar el ciclo lectivo junto al gobernador Gildo Insfrán en Formosa, un infalible fiel mientras la correlación de intereses le cierre. Lo innegable es que, pese a la recuperada paritaria nacional, el malestar entre trabajadoras y trabajadores de la educación en todo el país es mayoritario.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas