Canal Abierto Radio | “Tenemos dos cisnes negros, que han pinchado el globo y que quizá determinen un punto de inflexión en este ciclo que viene desde 2008 con caídas espelunantes” afirmó López Mieres.

Luego de la crisis del 2008, los bancos intentaron resolverla bajando las tasas de interés, “eso generó una gigantesca burbuja en las bolsas”, y acomodaron el mundo en otro panorama. Sin embargo, el contagio y la expansión del coronavirus llevó primero a la paralización en China, medida que comenzó a adoptarse en distintos países, donde crecen los controles para el tráfico y las importaciones. 

“Quizá no tenga tanta mortalidad como otros virus pero si tanto contagio que te lleva a el cierre de la economía, el cierre del comercio. Ya los que importaban de China ya estaban diciendo que había problema con el tema de los embarques”.

Esto generó una caída del 30% en el precio del petróleo, luego de que estuviera en valores cercanos a los 65 dólares. En la última reunión de la OPEP, donde ya se sentían los efectos de la caída del consumo por el virus, Arabia Saudita propuso que se baje el nivel de producción para sostener el precio, y Rusia se opuso. “Como son dos titanes, que consideran que pueden aguantar el shock, Arabia Saudita le redobla la apuesta, y no solo no recorta sino que aumenta la producción y baja el precio” explicó López Mieres.

Por lo tanto, el precio cayó casi a 30 dólares este lunes 9 de marzo, lo que impactó fuertemente en toda la economía mundial. Sin embargo, el economista remarcó: “Los que se están peleando le quieren pegar al tercer jugador que es Estados Unidos” que está desarrollando la extracción por métodos no convencionales (fracking) y cuya producción no es rentable si sigue en este precio. 

Mientras tanto, luego de hacer tope a mediados de febrero, la Bolsa de EEUU “está un 22% por debajo de esos valores, y las europeas entre un 20 y un 25% debajo”. El resto de las commodities va a sucumbir ante la crisis, porque “si bien el mundo va a seguir comiendo, la demanda va a ser menor”.

“Todo esto llegó en un contexto de plétora de capital,  alimentado por las tasas de interés bajas y que hizo que a partir de 2008 no solo los países, sino las empresas y las familias se endeuden mucho, llevando la deuda global del mundo a valores espeluznantes”.

Mientras se espera una fuerte caída de acciones, de actividad y del consumo en el mundo, y que la capacidad de pago de los países y las empresas baje, López Mieres anticipa que los fondos de inversión saldrán a vender los bonos a bajo precio “generando  una crisis financiera mucho más violenta que la que estamos viviendo en este momento”.

En este contexto Argentina tiene que reestructurar su deuda, determinar un calendario, porque en el calendario original esta semana se tenía que dar a conocer la propuesta” y aun no se sabe en qué puede terminar la situación.

Escuchá la columna completa:

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas