Redacción Canal Abierto | “Soy médico monotributista y estoy en riesgo ante la pandemia y si no trabajo no cobro; si no cobro no puedo pagar el alquiler y me quedo en la calle. Por ende, sé que tarde o temprano voy a quedar expuesta y voy a tener que ̍hacer cuarentena por el bien de todos’ y en ese caso: ¿quién va pagar mi alquiler? ¿Mi comida? ¿Mis impuestos?”.

“Soy fonoaudióloga monotributista, trabajo con pacientes que tienen discapacidades por lo cual no puedo atenderlos debido al riesgo que implica para su salud el virus y si no trabajo no cobro”

“Soy arquitecta monotributista independiente. Trabajo en obras todo el día. No puedo quedarme en la casa. Si no trabajo no cobro. Al igual que todos los albañiles que trabajan conmigo”.

Las anteriores son sólo algunas de, al cierre de esta nota, 66.616 firmas y contando que cosechó en un día la iniciativa virtual de Monotributistas Organizadxs ante la pandemia de COVID-19.

La misma, dirigida al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y al presidente de la Nación, Alberto Fernández, solicita “medidas urgentes” ante la pandemia que, en concreto, consisten en “que suspendan las obligaciones fiscales para todxs lxs trabajadorxs monotributistas durante el tiempo que dure este estado de emergencia” y en “un seguro de desempleo inmediato” que les permita asegurarse techo y alimento.

“Monotributistas Organizadxs es una organización horizontal, asamblearia, con fines políticos pero no partidarios”, explica en diálogo con Canal Abierto María Emilia Lobais, vocera de la organización.

Ella es psicopedagoga y primero decidió organizarse con otros profesionales de la salud y la educación, quienes rápidamente se dieron cuenta de que muchas de sus demandas excedían el sector.

“Comenzamos a fines de diciembre, después de Navidad. En un principio por la medida que dejó (Mauricio) Macri de un aumento del 51 por ciento para todas las categorías del monotributo a ejecutarse a partir de enero de 2020. En base a eso, tuvimos varias manifestaciones tanto en AFIP como en el Ministerio de Trabajo y fuimos recibidos por funcionarios de ambos organismos –cuenta-. La idea era convocar a una mesa de diálogo de las distintas instancias gubernamentales, pero con la pandemia de coronavirus no se nos convocó todavía. Había otra reunión pautada para el 20 de marzo que dudamos que se pueda concretar por la cuarentena, más la situación de emergencia en la que están todas las instancias de gobierno”.

 

Problema de muchísimos

Según el informe más reciente del Ministerio de Trabajo, a diciembre de 2019 los monotributistas sumaban 1.635.000 personas, el 13,5% del total de trabajadores no asalariados. En tanto, los monotributistas sociales eran 366.000, el 3% del total; y los autónomos 398.000, el 3,3% del total de trabajadores registrados.

Ese universo comprende trabajadores en relación de dependencia encubierta –que facturan mes tras mes al mismo empleador- y a independientes o freelancers, que tienen trabajos eventuales o eventuales empleadores.

“Entendemos que esta situación de que cada año seamos más los monotributistas es la reforma laboral que ya está in situ entre nosotros. No estamos sindicalizados y no tenemos convenios colectivos de trabajo que nos amparen. Estamos en una situación de alta precarización y a ella se le suma toda la incertidumbre que genera este parate por la cuarentena del coronavirus –agrega Lobais-. Los que están más complicados son los independientes. Hay maquilladoras, fotógrafos, músicos, a los que se le suspendieron fiestas y casamientos y no los pueden cobrar. Para ellos estamos pidiendo un subsidio de desempleo y para quienes tenemos relaciones de dependencia encubiertas que podamos cobrar igualmente los honorarios”.

La precarización significa no contar con el beneficio de licencias por enfermedad, por embarazo, ni vacaciones pagas, ni aguinaldo, ni antigüedad, ni ser alcanzados por bono alguno. Otra de las situaciones que denuncian es que las obras sociales, a las que se destina parte del monotributo mensual, no les ofrecen prestaciones completas y que, al final del vínculo laboral, no perciben indemnización.

“Muchas veces es el mismo Estado el que nos precariza. Dentro de los monotributistas hay gente que está en distintos ministerios u organismos públicos”, detalla Lobais.

Monotributistas Organizadxs por ahora está centralizada en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, pero de a poco se van sumando personas de todo el país.

El petitorio virtual, en tanto, fue dirigido por mail a funcionarios de las distintas reparticiones y, mientras aguarda respuesta, continúa sumando firmas.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas