Redacción Canal Abierto | “Cuando se declaró la cuarentena me dije a mí mismo que tenía que hacer algo para ayudar. Entonces recordé que unos días antes leí una nota donde a un paciente chino lo asistían hace cinco años por un problema de parálisis con una bolsa ambu, manejándola mecánicamente con un motoreductor. Y pensé: si él pudo vivir hasta ahora con eso, yo puedo hacer algo similar, un poco más tecnológico, más chico y reducido”.

Así es como Juan Zenobi, dueño de la pyme saladillense Metalmecánica Zenobi cuenta que se lanzó en las últimas semanas, y a contrarreloj, al desarrollo de respiradores artificiales de bajo costo para pacientes de baja complejidad, que necesiten asistencia de oxígeno en medio de la epidemia.

“Me puse a trabajar –prueba y error-, consulté a médicos de la zona que me fueron dando los parámetros. A los tres días saqué el primero. Como tenía cosas para mejorar lo fui haciendo. El que quedó andando fue el tercero. Como mi empresa es metalmecánica se hizo todo con hierro y nos pusimos a mejorarlo, trabajar en los detalles, hacerlo en acero inoxidable y construirlo como se debe”, detalló el empresario de Saladillo a Canal Abierto.

El equipo es un ciclador, como los que se utilizan en las ambulancias, con la diferencia de que, además de inyectar aire a determinada frecuencia, también regula el volumen de aire, la frecuencia de las respiraciones y mantiene presión positiva en los pulmones al expirar, gracias a la presencia de una válvula de PEEP en sus componentes. Utiliza una bolsa ambu con el equipamiento ya habilitado por la ANMAT, y en caso de corte de energía eléctrica, puede funcionar con una batería de 12 voltios.

El prototipo terminado se presentó al municipio de la localidad bonaerense, donde encargaron una tanda de cinco para la semana que viene. “Estamos adquiriendo los materiales para entregarlos. Lo que quiero aclarar es que esto no es un respirador artificial. Es para casos de baja complejidad o ambulatoria. En una cuarentena a domicilio, esto puede asistirlos. Si se desata esta pandemia, el equipo va a servir para mantener con vida a quienes lo necesiten hasta que puedan ser internados en terapia intensiva”, señaló Zenobi.

Apenas trascendió la noticia, el dueño de la pyme recibió consultas de localidades vecinas y de La Plata sobre el prototipo. Además, en los próximos días se reunirá con distribuidores de materiales hospitalarios para anexar lo que sea necesario para mejorar el producto.

Un grupo de empresarios de Saladillo juntó el dinero para los materiales y Juan Zenobi dona la mano de obra. Tanto él como sus empleados están a disposición de este proyecto. “El motivo principal es ayudar a nuestra comunidad”, resaltó.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas