Canal Abierto Radio | Los trabajadores del frigorífico Penta organizaban el jueves una olla popular denunciando a la patronal que no paga sueldos y no acata ni la conciliación obligatoria ni mucho menos el Decreto de Necesidad y Urgencia que obliga a las empresas a no despedir por 60 días, cuando fueron brutalmente reprimidos por la policía bonaerense.

Los empleados y la CTA Autónoma ya habían denunciado al empresario Ricardo Bruzzese por la falta de pago y por impedir el ingreso de los trabajadores a la planta. Luego de la represión, el frigorífico cerró sus puertas y ratificó así el despido de unos 250 operarios.

La policía llegó “acusando de que no dejaban salir a los trabajadores, que eran los administrativos, gerentes y de mantenimiento. La policía venía a cuidar que salgan camiones del frigorífico con carne. Dijimos que de ninguna manera va a salir carne de ahí hasta que no abonen los sueldos. Cuando empezaron a salir los coches de los trabajadores la gente se acercó al portón y la policía empezó a reprimir” comentó Córdoba, secretario Adjunto del Sindicato de Frigoríficos de la Carne.

La represión fue repudiada inmediatamente por la intendenta Mayra Mendoza, por el Ministro de Seguridad provincial Sergio Berni y por el propio gobernador, Axel Kicillof, quienes tomaron la decisión de desvincular al comisario y a quienes participaron del operativo de las fuerzas.

“Sacamos en conclusión de que fue coimeado el comisario, porque en la intendencia dicen que no hubo orden de represión y después Berni estuvo con nosotros y dijo que en la provincia de Buenos Aires no había orden de reprimir a ningún trabajador. Tenemos 5 trabajadores heridos, yo también estuve esposado y me golpearon, y hay uno en observación por fractura del tabique nasal”

Escuchá la entrevista completa:

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas