Por Darío Fuentes (*) | A fines de 1950, Ernesto obtiene la habilitación para trabajar como enfermero en buques argentinos. Su objetivo principal, además de viajar que era una de sus pasiones, era recaudar dinero para el viaje que venían planificando con su amigo Alberto Granado.

Su primera experiencia fue en febrero de 1951, cuando tenía 22 años. Como enfermero, Guevara se embarcó en los cargueros “Anna G”, “Florentino Ameghino”, “San José”, “General San Martín” y “Presidente Perón”.

En aquellos años, en pleno apogeo del gobierno que presidía Juan Domingo Perón, la marina mercante del país estaba en pleno desarrollo y las exportaciones argentinas surcaban los océanos, tanto de carnes y cereales, como de petróleo de la pujante petrolera estatal YPF.

A fin de ese año de grandes travesías en barco por el Atlántico y el Caribe, Ernesto Guevara deja su trabajo de enfermero embarcado y emprende junto a su amigo, Alberto Granado el viaje en moto por Sudamérica.

 (*) Director La Pastera, museo del Che (ATE)

Publicado originalmente en Clate 

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas