Por Corina Duarte | Empoderamiento y visibilidad que ganó el espacio público de la mano de la fortaleza histórica impresa por los 34 Encuentros Nacionales de Mujeres que hubo en todo el país.

Y ¿qué pasa con la representación partidaria y la construcción política en los territorios cuando es encarnada por las mujeres y las disidencias? En este encuentro virtual -promovido por la Secretaría de Comunicación de Unidad Popular y Canal Abierto-, cuatro voces colectivas de distintos espacios y diferentes lugares entrecruzan experiencias que sólo se permiten seguir avanzando.

Ornella Infante es directora de Políticas contra la Discriminación del INADI, activista trans y militante del Movimiento Evita. Pone el acento, con énfasis en “la lapicera”, a la hora de definir nombres y lugares en las listas. Porque “las disputas son sanas, son sanos los debates pero mucho más lo son las tomas de decisiones. La verdadera lapicera está a dónde está el peso de la decisión”.

Natalia Souto es politóloga, periodista y dirigente de Somos-Barrios de Pie. Fue candidata en el puesto N° 22 a diputada en el Frente de Todos. Hace pocas semanas dio una disputa en la Justicia por la paridad y la ocupación de su banca, “sabíamos que la justicia no iba a tener una resolución rápida, pero bueno, lo discutimos y dijimos: ´aprovechemos para dar el debate´”. Y eso hicieron pública y organizativamente.

Maria Eva Koutsovitis  es Ingeniera Hidráulica graduada en la Facultad de Ingeniería de la UBA. Coordinadora de la Cátedra Libre de Ingeniería Comunitaria, referente del Frente Salvador Herrera -CTA Capital e integrante de Unidad Popular de la ciudad de Buenos Aires. “La política me dio una alegría enorme –sostiene-, me permitió transformar muchas frustraciones, sobre todo con mujeres en el territorio desde la perspectiva de nosotras en defensa del hábitat, del acceso al agua. Pude reconstruir mi propia historia en ese andar colectivo”.

Celeste Avogadro es Presidenta de Unidad Popular en Mendoza, militante feminista y referente medioambiental. Celeste es contundente: “Tenemos que llenar de política todos los espacios por entender que son nuestros, que los hemos ganado con la política cotidiana. Yo leía a Alejandra Pizarnik cuando era adolescente y creía y entendía que la vida era estar triste. Y mi mamá me llevó un día a Tupungato, a acompañarla al Centro de Salud en el que trabajaba. Me pidió que yo no diga nada. Me dijo, -vos escuchá, simplemente escuchá– y eso hice, guardé silencio y empecé a escuchar. Una señora que no tenía para comer, un chico lastimado por el trabajo en el campo, una mamá con cinco hijos y embarazada y sin contemplar la posibilidad de abortar y el marido la había amenazado con ponerle una plancha en la panza. Cuando salí de ahí era otra. De ahí para adelante he tenido múltiples alegrías y tristezas en la militancia”.

Pasen y vean. Déjense abrazar por los feminismos y las militancias. Al final del video, inclusive, ¡hay un mensaje amoroso en cuarentena que hasta puede servir cómo consejo útil!

 

Modera: Corina Duarte, comunicadora, conductora de Canal Abierto Radio
Edición: Pablo Martínez Levy

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas