Ciencia Anti Fake News: “Las noticias falsas pueden generar un daño muy grande en la sociedad” Un grupo de científicos y científicas del Conicet presentaron a principios de año un proyecto de verificación de información sobre el COVID-19, y hoy forman parte del portal Confiar de TELAM y trabajan en la divulgación de estos datos certeros. Entrevista a María Ayelén Milillo, integrante de Ciencia Anti Fake News.

Canal Abierto Radio | Desde teorías conspirativas hasta soluciones mágicas contra el COVID-19 son moneda corriente en las redes sociales. “Circula mucha información sobre cómo nos contagiamos o cuidamos, las vacunas y tratamientos”, explica la bioquímica María Ayelén Milillo, especialista en inmunología e integrante del espacio Ciencia Anti Fake News.

“Nos vimos abrumados por la cantidad de información falsa, tergiversada y no concluyente que circulaba por medios y nos mandaban nuestros familiares y amigos. Fue entonces que decidimos crear el espacio, se lo ofrecimos el proyecto al Conicet, que lo recibió y nos comentó que iba a formar parte de la plataforma confiar”, relató.

La plataforma Confiar cuenta con distintas secciones sobre diferentes temáticas pero tal vez la parte más importante en este contexto es la que lleva adelante un equipo de 14 científicos y científicas junto a colaboradores en todo el territorio nacional. Divididos en tres comisiones, unos se encargan de recolectar la información, otros de buscar la evidencia científica, y los últimos de redactar la información en un lenguaje coloquial que sirva para difundir si se trata o no de una noticia falsa o fake news.

También te puede interesar: La ciencia, contra otra pandemia: las falsas noticias

“No es que decimos nosotros lo que es verdad y lo que no, lo que hacemos es buscar la evidencia científica y tratar de adaptarla a un lenguaje que todos y todas podamos entender”, subrayó.

Si bien es cierto que hay noticias falsas que no dañan a nadie, hay otras con claras intencionalidades políticas o económicas que pueden poner en riesgo la salud, e incluso la vida, de una persona. Un ejemplo es la promoción del consumo de Dióxido de Cloro, un desinfectante prohibido por la ANMAT en 2017 que en muchos casos se ha mostrado como un tratamiento de prevención o de tratamiento “mágico” contra el Coronavirus. “Es una enfermedad nueva y estamos viendo actuar a la ciencia en tiempo real, y la realidad es que frente a la desesperación mucha gente quiere una solución rápida que no existe”, comentó Milillo.

Ya en marzo “Ciencia Anti Fake News” desmintió la efectividad delDióxido de Cloro y explicó que “ya se ha demostrado que esta sustancia es tóxica y por eso no hay ensayos clínicos que demuestren su efectividad contra el COVID y contra ninguna otra patología”, y que además puede generar indigestiones graves y daños multiorgánicos en el cuerpo humano.

Escuchá la entrevista completa: