Redacción Canal Abierto | La petrolera de origen chino SINOPEC tiene en vilo a 400 familias santacruceñas vinculadas a trabajadores de empresas que prestan servicios, a quienes se les ha enviado telegramas de despido a causa de la baja en a producción.

Si bien no es la compañía quien se hace cargo de estas cesantías, su influencia es decisiva al dejar de requerir los servicios de otras empresas que hacen trabajos tercerizados de operación, mantenimitneo, servicio de pulling, reparación de pozos y remedación ambiental.

Cuando comenzaron los despidos, el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz realizó un paro total de actividades que fue interrumpido ante la conciliación obligatoria dictada por el gobierno provincial. Esta medida finaliza hoy.

“Acatamos una conciliación obligatoria en donde no entendemos por qué el Ministerio de Trabajo de la Nación vuelve a otorgar una segunda prórroga cuando no ha habido avances en la discusión. Entendemos que si el martes no hay respuesta, es muy probable que avancemos nuevamente en un paro total de actividades en todas las áreas de SINOPEC”, afirmó a Canal Abierto el secretario general del gremio, Claudio Vidal.

El representante de los trabajadores aportó datos que indicarían que los despidos se encuentran en el marco de una actitud de vaciamiento por parte de la empresa, que “tomó posesiones de las áreas en el proceso que se dio entre el 2010 y el 2012. Desde esa fecha hasta el momento perdió el 65% de las reservas comprobadas, lo cual es un claro daño económico al Estado provincial y a todos los santacruceños. Perdió el 51% de la producción de crudo. Hay que tener en cuenta que esta operadora fue la segunda operadora más importante en materia de producción y de generación de regalías para las arcas provinciales en Santa Cruz. Dejó de perforar. En el año 2019 perforó solamente un pozo. Desde ese pozo a la fecha no volvieron a perforar. Son áreas que tienen 6500 pozos y en producción, según nuestro informe antes de la declaración de la cuarentena, solamente funcionan 1200 pozos”.

Y apuntó que “la operadora intenta nuevamente achicar y hacer un ajuste desvinculando trabajadores. Si bien no lo hace enviando telegramas, a través de sus contratistas le reduce directamente los contratos a cada una de las empresas de servicio y por lo tanto a esa empresa de servicios no le queda otra que empezar a desvincular”.

Este contexto alerta sobre la posibilidad de que estos 400 sean una primer etapa y que esta misma situación pueda en un futuro alcanzar a muchos más. Este temor no es aventurado, porque es algo que la empresa ya ha hecho en Chubut. “Nosotros tenemos un ejemplo de cómo opera en el sector de hidrocarburos esta operadora. El claro ejemplo está en la provincia de Chubut, tanto en Comodoro Rivadavia como en las áreas que tenía en Bella Vista  fundió los yacimientos, entregó la llave y se fue dejando un montón de trabajadores en la calle. Entonces no queremos que aplique en Santa Cruz la misma receta que ya aplicó cuando nosotros somos una provincia con mucho potencial, esta industria puede ayudar a sacar a esta provincia adelante. Es una oportunidad y la verdad que no corresponde que SINOPEC esté haciendo esto. Esta provincia vive de tres actividades: la actividad petrolera, la actividad minera y la actividad pesquera, pero la actividad petrolera es la actividad que más movimiento económico genera por la producción de crudo y de gas. Entonces, creo que es sumamente importante generar algún tipo de trabajo en equipo entre todos los sectores para poder fortalecer a esta industria”, concluyó Vidal, que además envío una carta pública al presidente Alberto Fernández solicitando que intervenga en el conflicto.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas