Canal Abierto Radio | El SAOCOM 1B, lanzado al espacio el pasado domingo desde Cabo Cañaveral en Estados Unidos, es uno de los pocos satélites que utiliza una antena radar de 35 centímetros cuadrados, una tecnología que hasta ahora sólo poseía Japón.

Así lo explicó Rodolfo Kempf, delegado de ATE en la CNEA y dirigente de ATE Nacional, que remarcó que esta antena “permite tomar información del agua, puede llegar hasta dos metros debajo de la superficie terrestre”, y fue fabricada por la Comisión Nacional de Energía Atómica al igual que los paneles solares que alimentarán al satélite.

“El SAOCOM 1B es la pareja del SAOCOM 1A que se lanzó en 2018” y juntos integran una constelación de observación con microondas. De esta manera quedó conformado un sistema italoargentino para la detección de emergencias. Ambos lanzamientos se realizaron en la Base de Cabo Cañaveral de en Space-X, perteneciente al multimillonario Elon Musk, “que pasó a ser famoso por declararse a favor del golpe en Bolivia” comentó el físico.

“Nos hubiera servido para anticipar las inundaciones en Santa Fe, o en La Plata. Puede, con imágenes, conectar volúmenes para avanzar en ríos. Y en la producción para medir la humedad del suelo, que es una medida para agricultura no solo de precisión, de sequía o de zona inundable” agregó.

La información permite “el monitoreo de cuerpos de agua, y radares de vegetación”, llegando a tomar “hasta dos metros debajo de la superficie terrestre, depende de cuánto sea la vegetación que está por encima”. Los datos servirán para, por ejemplo, la producción agropecuaria, el INTA, el Instituto Argentino del Agua ubicado en Ezeiza, y para la prevención de catástrofes.

“En esto ha participado un conglomerado de entidades estatales dedicadas a la ciencia y la tecnología. Fundamentalmente el INVAP que es el que hizo la estructura del satélite, podemos pensar en carrocería que es muy sofisticada. La Comisión Nacional de Actividades Espaciales planeó el lanzamiento y la utilización de imágenes satelitales. En la CNEA se hicieron los paneles solares que son los que alimentan con energía y se ensamblaron, y la antena radar, el elemento que lo distingue. También ha participado el departamento de aeronáutica de la facultad de ingeniería de la UNLP; y el Instituto Argentino de Radioastronomía que es donde se diseñó esta antena de apertura sintética”.

Escuchá la columna completa:

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas