Por Mariano Vázquez | La Escuela de las Américas Judicial se posa sobre Ecuador como un instrumento para perseguir a los adversarios políticos. Se quiebra la democracia cuando no hay Estado de Derecho. Nuevamente se pretende encarcelar con pruebas falsas a la prefecta de Pichincha, Paola Pabón. El lunes 7 se realizará esta audiencia en nuevo intento de transgredir los principios democráticos en un proceso plagado de irregularidades.

“Estuve presa 72 días por dos tuits, incluso en uno de ellos pido basta de violencia”, así recordó la prefecta de Pichincha, Paola Pabón, en una conferencia virtual con medios internacionales, la privación de libertad que sufrió por el supuesto delito de rebelión durante las protestas de octubre contras los planes de ajuste acordados con el FMI por el gobierno de Lenin Moreno. Fue acusada junto a Virgilio Hernández y Christian González, también dirigentes de Revolución Ciudadana, el partido del expresidente Rafael Correa.

La noche del 14 de febrero de 2019 la policía irrumpió violentamente en el domicilio de Pabón para detenerla por el delito de “rebelión”. Moreno dijo que Correa, Pabón, Hernández y González eran los cerebros de un intento de golpe de Estado, cuando no, azuzado desde el exterior por la Venezuela bolivariana.

“El 26 de diciembre fui liberada tras estar encarcelada sin contacto con nadie, no solo estuve presa, estuve incomunicada y hoy denuncio que se pretende hacer lo mismo”, advirtió Pabón, quien está sometida a un régimen de sustitución que la obliga a una medida cautelar de presentación periódica, uso de grillete electrónico y prohibición de salida del país. Sus abogados mostraron las pruebas del cumplimiento total a las medidas judiciales.

En un nuevo embate judicial, el fiscal provincial, Alberto Santillán, pidió que se revise la medida cautelar que pesa sobre Pavón porque la prefecta “pretendería evadir el accionar de la justicia adquiriendo asilo político en la Embajada de México».

“La audiencia se llevará a cabo el próximo 7 de septiembre y pretenden volver a encarcelarme”, aseveró Pabón, quien contratacó este jueves con una denuncia de “fraude procesal” contra Santillán y el teniente coronel de la Policía Nacional Carlos Albán.

Repudió además que esta diligencia se convoque de manera telemática: “Mi libertad y pruebas que debo presentar lo tengo que hacer vía Zoom. Una audiencia de estas características tiene que ser presencial. Quieren hacer esta audiencia virtual, donde es muy difícil utilizar el principio de contradicción”.

«No solicitaré asilo. Soy la prefecta de Pichincha, no estaré por los tejados, no estaré golpeando las puertas de la embajada de México. Estoy aquí y aquí enfrentaré el juicio», manifestó con firmeza ante la prensa internacional. Y amplió: “Observamos la judicialización de la política, una justicia selectiva, en este caso, contra una autoridad de elección popular”.

La dirigente hizo un raconto ante la prensa internacional de esta nueva intimidación judicial: “Extrañamente, el 31 de agosto, se emite un informe que indica que solicité asilo en la embajada de México. Esta respondió contundentemente que ningún ciudadano ha pedido asilo, refugio o asistencia humanitaria. Tengo un tobillo electrónico que demuestra que no he visitado ninguna embajada y que asisto cada lunes ante la fiscalía como ordenó el juez. Están las pruebas de las 26 actas que he realizado desde diciembre hasta la fecha. Por eso he solicitado al Ministerio del Interior y a la Policía Nacional que me entreguen los reportes que verifiquen que siempre estuve en suelo ecuatoriano y que nunca visite ninguna embajada en el Ecuador. Pido a todas las Embajadas de países en Ecuador que certifiquen si hubo alguna solicitud de asilo de mi parte y que conste como prueba ante el juez. No he incumplido ninguna medida. Se está cometiendo una ilegalidad. No ha podido comprobar un solo audio donde yo doy una orden o pido que la gente se levante. Se me está persiguiendo únicamente por mi postura de oposición al régimen por más de tres años”.

En este contexto, solicitó “a organizaciones de derechos humanos de todas las latitudes que exijan que en Ecuador se respete el debido proceso”. “Pase 72 días presa en una cárcel de máxima seguridad, qué más quieren, ha sido un proceso muy duro, se han vulnerado mis derechos humanos, los de mis seres queridos y familiares”, lamentó.

Esta líder de la corriente correista también se refirió a las arremetidas judiciales “como un mecanismo de persecución política” contra “todos los procesos progresistas en América Latina” que operan como “una justicia selectiva cuyo objetivo es apresar a los opositores, condenarlos por sus ideas y atentar contra el derecho a la libertad de expresión, acabar con los contradictores políticos, destruir su legado; es un ataque judicial y moral contra los proyectos políticos progresistas”.

“Estamos resistiendo y queremos una salida democrática en Ecuador”, sostuvo Pabón, y subrayó que “la judicialización de la política ha tocado a instituciones, no solo a personas, en Ecuador quieren proscribir a Revolución Ciudadana”. La Escuela de las Américas Judicial también tiene sede en Ecuador.

 

Mandatarios y dirigentes de todo el continente se pronunciaron en contra del hostigamiento sobre Pabón

 

 

 

 

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas


Notice: Undefined index: cat in /var/www/clients/client1/web6/web/wp-content/plugins/categorized-tag-cloud/categorized-tag-cloud.php on line 37