Redacción Canal Abierto | “Vemos que en la mayoría del país los alimentos no se producen en el lugar, si no que se producen a grandes distancias de donde se consumen, y a su vez hay desocupación. Entonces, lo que procuramos es generar trabajo genuino a partir de la producción de alimentos, que es algo que tiene mercado seguro porque si hay algo que no podemos dejar de hacer es de comer”.

Así describe la iniciativa del Programa de Promoción del Trabajo, Arraigo y Abastecimiento Local el ingeniero agrónomo Walter Martín, coordinador del programa, director de Producción y Abastecimiento Local de la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación a Canal Abierto.

La propuesta alcanza a pequeñas ciudades del país y a algunos municipios del Conurbano. Apunta a convocar a grupos de desocupados y subocupados de la comunidad para que se conviertan en productores de alimentos. “La idea es que sean de corte agroecológico, sobre todo en la producción de verduras y huevos, porque las gallinas son ponedoras de piso y no de jaula”, explicó Martín.

En gran parte de las localidades del interior faltan productores locales de alimentos frescos. En esta línea, el coordinador del  PROTAAL explicó: “Para llegar al abastecimiento local tenemos una serie de métodos de trabajo porque éste requiere que haya buena cantidad, continuidad y calidad. Eso de forma individual es muy difícil que los productores y productoras lo puedan hacer. Nuestros métodos involucran la formación. Primero con la presencia de un tutor, y luego la formación de una cooperativa. Después ésta sigue sola trabajando en el abastecimiento local”.

El arraigo también es clave para esta iniciativa y, según aclaran desde Agricultura Familiar, es una política destinada a los desocupados de cada localidad, no de repoblación. Durante la pandemia este concepto estuvo presente en muchos debates de las organizaciones sociales.

También te puede interesar: La marcha al campo

De cara a la recuperación económica después de años de ajuste y una pandemia, Martín siente que el PROTAAL puede aportar significativamente. “Creemos que vamos a contribuir a la generación de empleo genuino. Nuestro objetivo es en los próximos tres años alcanzar los 12.000 nuevos puestos de trabajo, llegar al menos a 400 localidades y generar por lo menos 1.200 Unidades de Producción Agrícola Familiar y Unidades de Producción Asociativa de la Agricultura Familiar Campesina”, sostuvo.

Este programa nacional tiene su resolución desde agosto. Actualmente  está siendo difundido en las provincias y ya hay más de 120 proyectos presentados por más de $300 millones. “En estos momentos estamos trabajando con el financiamiento de los primeros 30 proyectos. Estamos avanzando”, finalizó Martín.

Recibí más periodismo de este lado