Canal Abierto Radio | A la carta donde Mauricio Macri se quejó por el “cierre” del aeropuerto militar de El Palomar, Marcelo Belelli coordinador nacional de ATE-ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) y secretario Gremial de la seccional Ezeiza del sindicato, le respondió: “Es una falacia, no se está cerrando, lo que se está haciendo es restringir las operaciones comerciales que transportan pasajeros y pasajeras porque el aeropuerto no tiene la infraestructura adecuada para cumplir los protocolos sanitarios”.

El Palomar fue un aeropuerto planificado “para fines estrictamente militares”, algo que fue denunciado por ATE ANAC y distintas aerolíneas cuando el macrismo comenzó las gestiones para habilitarlo con fines comerciales. De la misma manera, vecinos y vecinos de la zona se organizaron ante la contaminación sonora y la falta de planificación parea la actividad aeroportuaria.

Pero en este contexto, Belelli resaltó que “las terminales donde los pasajeros se embarcan no son amplias para que puedan tener las medidas de distanciamiento social oportunas para esta pandemia que estamos atravesando”.

“Fue falaz el crecimiento comercial que Macri dice que hubo en la etapa anterior”

Belelli destacó que si bien en una primera etapa de la habilitación de las low cost hubo un crecimiento importante, esto se basó en el dumping, “que es tener el ticket a un valor menor para quebrar a la competencia y quedarse con el mercado y una vez hecho eso fijar las pautas monopólicas”, y por el cual se vieron beneficiadas solo algunas de las compañías aéreas que desembarcaron en Argentina. Al poco tiempo, la actividad “se desbarrancó de forma dramática dejando cientos de compañeros aeronáuticos en la calle”.

“Lo que nosotros atravesamos tanto en el sector privado como en el sector público fue el vaciamiento, la desidia, la falta de planificación y los negocios de los amigos y eso va más allá del posicionamiento político. La revolución de los aviones lo único que trajo fue desconexión y desfinanciamiento a Aerolíneas, porque las compañías aéreas solo llevaban rutas rentables, las rutas no rentables no eran competencia”, agregó el dirigente estatal.

Reactivación de la actividad

Desde ATE ANAC remarcan que están trabajando “al límite de la capacidad productiva” ante la caída de la actividad por la pandemia, ya que tienen que controlar el estado de los aviones y los aeropuertos más allá de si hay pasajeros o no. A esto se suma “un desfinanciamiento muy grande por la falta de recaudación”, describe Belelli.

“Hay que dar un margen más de tiempo para que cuando se normalice la situación, podamos evaluar si hay una mejora real del sector aeronáutico. Por el momento estamos espectantes y si bien acompañamos en líneas generales al gobierno somos críticos de algunas situaciones, creemos que los organismos del Estado deben ponerse en funcionamiento, debe haber una política de desarrollo porque no vamos a tener capacidad de desarrollar la industria aerocomercial si aquellos organismos del Estado no se tienen como una prioridad”, completó.

Recibí más periodismo de este lado