Por Revista Cítrica |Cy vive en Berlín y sin pasaporte no puede volver a visitar a su familia. Alek no puede llevar al médico a su hija porque no está registrade como su xadre. Anker no puede terminar su carrera porque no se puede anotar a las mesas de examen. Tegan no puede sacar el registro de conducir y sin documento tampoco puede viajar en micros de larga distanciaGero Caro querría participar de las elecciones legislativas del próximo año, pero sin DNI no va a poder votar.”

Estos relatos revelan solo algunas de las tantas dificultades con las que se encuentran las personas no binarias nacidas en territorio argentino, que viven en nuestro país o en otras partes del mundo y hoy no pueden acceder a un DNI con su identidad autopercibida.En su artículo 2° la Ley de identidad de género define: “Se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo.” Y en su artículo 3° establece: “Toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo, y el cambio de nombre de pila e imagen, cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida.”

Las personas no binarias hoy no pueden acceder a un DNI con su identidad autopercibida

Para pedir el cambio registral del sexo en el DNI la persona debe solicitar ante el Registro Nacional de las Personas (ReNaPer) la rectificación registral de la partida de nacimiento, que luego le permitirá obtener el documento de identidad acorde a lo requerido, con su identidad autopercibida.

Actualmente las personas que se identifican como no binarias o trans no binarias, o que no se identifican con ningún género son excluidas del acceso a este derecho que establece la Ley de identidad de género. En nuestro país los DNI continúan rigiéndose por la lógica binaria de género. Las rectificaciones del sexo en el DNI presentan solamente dos posibilidades: de masculino a femenino o viceversa, las personas que no se identifican con alguna de estas dos categorías actualmente poseen un DNI que no se ajusta a su identidad de género.

A partir de 2018, en distintas provincias del país, se rectificó una gran cantidad de partidas de nacimiento que especificaban un género diferente de femenino/masculino o incluso sin género, sin embargo, ninguna de esas personas logró que se emitiera su DNI no binario o sin género tal como especificaba su partida y hoy se encuentran indocumentadas. Mientras el Registro Nacional de las Personas (ReNaPer) no da respuestas ni soluciones, el Estado se niega a otorgarles a esas personas un DNI con su identidad autopercibida a muchas otras se les ha negado la rectificación de su partida de nacimiento, por lo tanto, poseen un DNI que no refleja ni su nombre, ni su género.

Sa Nahuel Cano es travesti no-binarie, usa pronombres neutros femeninos y masculinos e integra la agrupación “Todes con DNI”, un grupo de personas no-binaries de distintas provincias del país que se organizaron para exigir al Estado que sus DNI se ajusten a sus identidades de género. La propuesta de “Todes con DNI” ante el ReNaPer es que en el componente sexo que posee cada DNI además de la F y la M (femenino/masculino) se incluyan las variables NB para no bianries, T para personas trans y también la posibilidad de que ese componente quede en blanco, es decir, sin género para quienes no se identifican con ninguno.

Las personas que hoy no tienen un DNI acorde a su identidad autopercibida atraviesan diferentes problemas en casi todos los ámbitos sociales que transitan. A pesar de que la ley de Identidad de Género en su artículo 12° establece que debe respetarse la identidad género adoptada por la persona que utilice un nombre distinto al que figura en su DNI cuando esta lo requiera en cualquier ámbito público o privado, muy pocas veces se cumple. “Por ejemplo, en salud, cuando querés acceder a un tratamiento de reemplazo hormonal, a muchos de nosotres nos lo niegan diciendo que hasta que no hagamos el cambio en el DNI no podemos acceder a ese derecho a la salud. Yo no voy a cambiar el sexo registral, si no van a permitir y no van a respetar mi identidad, no me pueden obligar a que lo cambie por algo que no me identifico para poder acceder a un derecho como el derecho a la salud. Pasa también en las universidades y en los colegios, cuando solicitas que se respeten tus pronombres y que te cambien el nombre en la lista. Se niegan a hacerlo por no tener el cambio registral”, explica Sa.

Yo no voy a cambiar el sexo registral si  no van a respetar mi identidad.

“En Argentina no hay un solo DNI que diga algo diferente a masculino o femenino”

Sa es abogade y migrante, llegó de Colombia hace siete años y se instaló en Buenos Aires, suele salir del país para visitar a su familia. Si rectifica su partida de nacimiento, su DNI seguirá diciendo otra información sobre su género y eso le traería problemas al momento de entrar y salir del país. Su expresión de género es marcadamente masculina, pero su DNI hoy consigna el femenino y la foto de una persona que socialmente se lee como mujer. “Cuando me miran dudan si soy yo, dudan de que yo esté dando un documento que es mío, me expongo a que pueden pensar que tengo un documento de otra persona, que estoy usurpando una identidad. Son situaciones muy complicadas y que también pasan en lo más cotidiano, cuando voy a pagar cualquier cosa con tarjeta ven la foto de mi DNI, me miran y dudan. El desgaste emocional es muy grande, hay días que no tengo ganas de explicarle a la gente, discutir con el banco, estar todo el tiempo mirando en ANSES, en AFIP, que tienen una información que no me representa y el nombre que aparece en mi documento no es mi nombre”, explica.

¿Con qué otras dificultades te encontras cotidianamente, en tu trabajo o en otros ámbitos por tener un DNI que no es acorde a tu identidad?    

-En mi trabajo tengo la fortuna de que respetan mi identidad y la ley de Identidad de género. Mi contrato laboral lo firmé con el nombre con el que me autopercibido, no con el nombre que aparece en el DNI, mi caso es uno en un millón, pero cuando tengo que hacer una factura porque soy monotributista aparece mi otro nombre. Por más de que las personas que te rodean tengan un conocimiento de la identidad de género y la cumplan, llegás a la instancia estatal donde te dicen “no” o por ejemplo, no quieren alquilarte por ser una persona trans. Durante cinco años alquilé un departamento y cuando el dueño se dio cuenta de que era una persona trans me tuve que ir.

¿Hay algún caso en nuestro país con DNI no-binario?

-No. En Misiones, Santa Fe y Mendoza hay varios casos donde hay partidas rectificadas que tienen el campo vacío, figura no-binarie o tienen otras denominaciones que fueron puestas desde el registro y que atendieron a lo que pidió la persona. Lo que no hay es DNI. Los medios de comunicación no han tratado ese tema de una forma muy adecuada y han desinformado. Hay mucha gente que cree que ya hay DNI no binario y no es verdad. No hay un solo DNI que diga algo diferente a masculino o femenino.

¿Cómo es la situación en Buenos Aires?

-No hay ninguna partida rectificada en Buenos Aires porque el registro sigue negándonos todos los pedidos. Nosotres estamos en contacto todo el tiempo con personas que están haciendo el proceso y al momento de pedir la rectificación de la partida se las niegan. Tenemos el caso de une compañere que vive en Alemania y que su único documento es el pasaporte, porque no tiene la nacionalidad alemana y el pasaporte está por vencerse. Es de Misiones, el Registro Civil de esa provincia le rectificó la partida, no consignó nada en el componente sexo como elle lo había pedido. Y ahora el ReNaPer no le quiere dar ni el DNI ni pasaporte. Lo único que tiene que acredita su identidad es su pasaporte como Argentine, donde aparece una identidad que no es la suya. En Alemania no hay ley de identidad de género, entonces todo el tiempo tiene que estar explicando que el Estado argentino no le quiere dar el pasaporte.

También denunciaron que hay personas no binarias que no pueden tramitar su pensión por discapacidad.

-Sí, eso también es un problema. Tenemos compañeres que tienen pensión por discapacidad y si solicitan el cambio registral en la partida pero no puedan obtener el DNI, les genera un problema porque quedan en un limbo jurídico por tener un documento que dice una cosa distinta a su partida y eso les puede generar un problema con la pensión.

¿Por qué es importante que se nombre a las personas no binarias en los debates por al legalización del aborto? 

-El mandato de que todos los embarazos tienen que ser llevados a término pasando por encima de la autonomía, la salud integral y los derechos humanos de la persona, es un mandato biologicista; y al ser estructural permea tanto a la sociedad como al Estado, a los debates en el Congreso, a las instituciones educativas y de salud. Del mismo modo, también es estructural el cisexismo. Por eso es importante resaltar que cuando hablamos del derecho al aborto legal, seguro y gratuito, nos referimos tanto al derecho que tienen las mujeres, como al de los varones trans, transmasculinidades, lesbianas, no binaries, etcétera,  y que el día de mañana cuando se sancione la ley, que esperamos que suceda este 29 de diciembre, este derecho se tiene que garantizar a cualquier persona gestante que lo requiera, sin excluir a ninguna en razón de su identidad. También se debe garantizar que en el acceso al derecho se cumpla lo dicho en el artículo 12 de la Ley de Identidad de Género y se respeten el nombre y los pronombres de la persona, incluso si no ha realizado la rectificación registral, ya sea porque lo haya elegido así o porque el Estado no se lo ha permitido como es el caso de nosotres. Para todo esto es necesario realizar acciones tendientes a desmontar la estructura cisexista y biologicista que permea a toda la sociedad y el Estado, es necesaria una aplicación de la ESI en este sentido, y que todas las políticas públicas relacionadas con el derecho al aborto estén en línea con las obligaciones internacionales del Estado argentino en materia de derechos humanos.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico