Redacción Canal Abierto | En la segunda jornada del IV Congreso de la CSA, el secretario general de la CTA Autónoma, Ricardo Peidro, abrió la lista de oradores, tras la presentación del “Documento Base” del encuentro, al que el dirigente calificó como “una hoja de ruta basada en pilares fuertes como la PLADA (Plataforma de Desarrollo de las Américas) y en una trayectoria que desde nuestra Central estamos orgullosos de transitar”, ya que son “15 años de trabajar esta unidad desde que se creó la CSI en 2006 y la CSA en 2008”.

Recordó que este “documento, que se empezó a construir antes de la pandemia y se continuó tras la crisis sanitaria, dejó expuestas las injusticias y mostró el evidente poder de resistencia de nuestra clase trabajadora”.

Sostuvo que “el diagnóstico nos conmueve, pero no solo somos diagnosticadores o denunciadores, nuestro deber es organizar la clase trabajadora para transformar la realidad, organizar la clase trabajadora frente al poder que intenta oprimirnos, frente a esta arquitectura de las transnacionales y las patronales que quieren quitarnos derechos y salarios”.

Ricardo Peidro enunció “posiciones muy claras de la CSA y de nuestras centrales en  repudio a la OEA (Organización de Estados Americanos) de (Luis) Almagro y en rechazo a los bloqueos e injerencias de los poderosos contra nuestros pueblos”.

Por último, el líder de la CTAA llamó a la “construcción de poder de la clase trabajadora”, pero advirtió que el “diálogo social sin equilibrio es imposición de los poderosos”, por lo que “esta construcción de poder de la clase trabajadora es fundamental” y envió un “saludo a los pueblos que resisten, a los avances que hemos tenidos desde la CSA y al internacionalismo que nos llevará a la victoria”.

Previamente, la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff envió un saludo fraternal al IV Congreso de la CSA: “Sé de la responsabilidad de hablar a representantes de casi 55 millones de trabajadoras y trabajadores de 20 países, cuando derechos laborales y la propia democracia están en riesgo en nuestro continente y son dilapidados en mi país”.

“A lo largo del año pasado en Brasil: primero de la pandemia, decenas de millones de trabajadores sufrieron el peso del desempleo o cortes de salarios y suspensión de jornadas de trabajo. Eso no fue debidamente compensado o mitigado por la acción del gobierno y/o las empresas”, agregó.

Y denunció: “Pero ya antes de la pandemia la reforma laboral instituyó la precariedad en el mercado de trabajo. Por eso mismo la pandemia en Brasil ocurrió de una forma devastadora”.

Te puede interesar: Con la presencia de Alberto Fernández comenzó el congreso de la Confederación Sindical de las Américas

 

Crónica: Mariano Vázquez  

Ilustración: Marcelo Spotti

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico